Sirirí y Auralú

Mayo 18, 2013 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Cuando leí las columnas de ambos esta semana me impresionó, porque yo estaba debatiéndome en temas muy parecidos para escribir mi columna.Con Sirirí estoy totalmente de acuerdo en que nuestro alcalde Guerrero es lo mejor que nos ha podido pasar, es una persona comprometida con la ciudad y le ha tocado de ‘pa’rriba’ porque la corrupción está enquistada dentro del Gobierno Municipal. No es fácil poner la casa en orden y va a tomar su tiempo, de golpe hasta un nuevo alcalde después de él, continúe con la misma escoba. Guerrero se ha rodeado de personas que también están comprometidas con decisiones de ciudad y no de prebendas políticas como en el pasado. No todo puede ser perfecto, seguramente se habrán cometido equivocaciones, pero lo importante es que hay buenas intenciones y gente capaz de llevarlas a cabo. Recuperar el recado de los impuestos de la mano privada de Sicali ha sido un acierto. El MÍO va por buen camino, toma su tiempo que la gente se acostumbre a él, pero cada día se ve mejor la ciudad sin el caos de los buses chatarra compitiéndose los unos con los otros. Definitivamente hay que darle crédito al gobierno de Jorge Iván, porque el también contribuyó al cambio. Hay gente que cuando hablo bien del anterior alcalde lo satanizan y me dicen que soy mamerto y loco, pero a pesar de que no estoy de acuerdo con todo, veo muchas cosas buenas de su gobierno, no siempre puede uno identificarse al 100% con todo.Es hora de dejar la actitud de solo criticar entrando en la dinámica del negativismo morboso que no ayuda a mejorar. Hay que apoyar al Alcalde y los medios tenemos la responsabilidad de ayudar a difundir las cosas buenas que están pasando. A Guerrero no le gusta el bombo, convirtámonos en su voz. La columna de súper Auralú me despertó el mismo sentimiento de indignación que a ella; ver las injusticias de un mundo que solo obedece al dios dinero me deprimen. ¿Cómo es posible que las utilidades del sector financiero se cuenten en billones cuando la mayoría de personas no tiene ni para una comida digna?¿Por qué los gobiernos permiten los monopolios, dejando que solo unos pocos sigan enriqueciéndose a costa de empobrecer a la gran mayoría? La competencia por ocupar los primeros puestos de riqueza en las revistas solo hace que se vuelvan más desalmados. Como dice mi compañera de opinión “desde que el dinero se convirtió en el único dios reverenciado por todas las religiones no existirá jamás paz, justicia ni equidad”.Pensemos en una sociedad más justa, pensemos cómo contribuir para ello, pensemos que es responsabilidad de todos y lo más importante obremos consecuentemente para llegar a ello, una sociedad donde todos tengamos las mismas oportunidades, seamos proactivos.

VER COMENTARIOS
Columnistas