¡Siempre!

Noviembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Es muy triste pensar que las decisiones trascendentales para el bien de la humanidad o mejor de todos los seres vivientes, se tomen pensando en los votos, en que pueda o no perjudicar al candidato en las urnas. Eso ni se debería decir, es vergonzoso. Las decisiones de los políticos (que son servidores públicos) siempre, óigase bien, !siempre!, deberían ser para favorecer, para mejorar la calidad de vida de todas las especies incluyendo los animales y los árboles, repito, ¡Siempre!Caso específico: el proceso de paz o la terminación del conflicto armado. En este momento es lo más importante para todos los colombianos, que estamos mamados de la guerra, de ver cómo el país se desangra. En una guerra hay dos partes y cada una lucha por lo que cree que es la verdad. Pero a punta de bala la historia nos muestra que no es la salida. Cuando un conflicto lleva 50 años como el nuestro, y se han derramado ríos de sangre, está demostrado que con las armas no va a parar. Es hora de dialogar, perdonar, reparar, olvidar y comenzar una nueva historia en paz. En las dos partes hay bandidos, en el monte, la guerrilla con sus atroces ataques a la población civil… en la ciudad, políticos corruptos y ladrones que también tienen las manos manchadas de sangre o si no díganme que los que se roban la plata de la salud no son igual de malos y responsables. ¿Quién tiene la razón? ¿Existe una verdad absoluta? ¿Son más malos unos terroristas que unos ladrones de cuello blanco? “El que esté libre de culpa que tire la primera piedra”. No señores todos somos responsables de haber llegado a donde estamos, este no es un país de angelitos, así que la única salida que tenemos es la del diálogo. Hay que llegar a acuerdos y para eso, todos, todos, tenemos que ceder. Una barra rígida se parte, un bambú es flexible, una conversación para discutir el bien común es tolerante, es conciliatoria, es dando para igualmente recibir, es pensar qué es bueno para ‘el pueblo’, la mayoría.Así que no entiendo que se utilice el tema de La Habana para las campañas políticas, unos que hay que parar, esperar, retomar después; otros que el presidente utiliza el tema para su reelección, ¡qué carajos nos interesa eso a nosotros!, lo que queremos es la PAZ y si los diálogos son el medio, por qué politizarlos y volverlos tema de campaña, qué egoísmo, pensar no en una sociedad justa con cabida para todos y sí en los intereses (sus bolsillos) de unos pocos que siempre han querido mantenernos en guerra.Por favor señores candidatos aspirantes a lo que sea, no más guerra, no más injusticia, no más legislar para los monopolios, no más conciencias compradas. La mayoría de Colombianos queremos vivir en paz con justicia social ¡YA!

VER COMENTARIOS
Columnistas