Santísimo descreste

Octubre 09, 2010 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

El ir donde los Koguis ha recibir su bendición para gobernar, el querer volver a crear el Ministerio del Medio Ambiente, el hablar con Obama sobre temas ambientales en vez del TLC, el estar dando la lucha por la ley de víctimas y la restitución de tierras con el legislativo, el tener una política pacifista con los vecinos, el dialogar con las cortes en buenos términos, son algunas de las cosas que me tienen descrestado del presidente Santos, a pesar de no haber votado por él y haber hecho campaña por los verdes que siguen en mi corazón.“En el padecimiento de los hombres, el odio puede hacer cosecha” dice la escritora Argentina Bodoc, por lo cual es importantísima la reparación de víctimas de la guerra; sin ella nunca habrá paz. Mientras haya gente resentida siempre habrá odio y eso sólo lleva a la venganza y, a su vez, hace que la gente intente hacer justicia por sus propias manos. Creo que en eso se diferencia Santos de Uribe. Santos sabe que sin justicia social nunca habrá paz. Mientras la desigualdad sea tan abrumadora la guerrilla tendrá de donde echar mano.Santos a la semana de su posesión ya había hecho las paces con Venezuela y va por muy buen camino con Ecuador, lo que beneficia a miles de colombianos cuyas economías dependen de los negocios con los vecinos. ¿Qué dejaron los años de guerra que Uribe sostuvo con Chávez y Correa? Pobreza en las fronteras y así es muy difícil combatir el desempleo. La paranoia que manejan estos caudillos se desvanece con una buena diplomacia, la inteligencia de tener una palabra amable y el respeto a las diferencias. Siempre tendrá mejores resultados el diálogo que la guerra o, por lo menos, menos víctimas y muertos. Pero también tengo mis dudas. Me parece la embarrada que Santos haya nombrado a Andrés Felipe Arias embajador en Roma. Un personaje tan oscuro, fiel representante de la politiquería corrupta y artífice de los escándalos de Agro Ingreso Seguro, ¿cómo es posible que lo premien de esa manera? ¿Qué pasó? ¿Está Santos devolviéndole un favor a Uribe a pesar de que una de las banderas de su gobierno es el no volver a las viejas costumbres de pagos políticos? Supongamos que Arias es inocente, aunque cuestionadísimo por lo antes dicho, ¿por qué no esperar que pueda demostrar su inocencia y mientras tanto nombrar una persona sin tantas dudas, de las que hay cientos?Esperamos que el regreso de Uribe a la escena política no influencie al buen Santos y lo lleve nuevamente por los caminos del odio. Que le permita, sin ponerle obstáculos en el Congreso, sacar adelante la buena ley de reparación y devolución de tierras. Amanecerá y veremos. Dr. Juan Manuel, por favor no se olvide del glorioso Valle de Cauca y ayúdenos a tener gobernabilidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad