Ruana o cuello

Ruana o cuello

Enero 24, 2017 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Así como existen lavanderías para lavar plata del contrabando y el narcotráfico, existen también para la plata de la corrupción. Las comisiones que se derivan de los torcidos que hacen los políticos o los empresarios también tienen que entrar a el sistema financiero. A ellos les queda más difícil esconder todo ese dinero en caletas en el monte o en paredes falsas. Entonces la pregunta obligada es, ¿quién lava esa plata?Seguramente son oficinas de fachada, mesas de dinero o yupis jugando a las grandes fortunas los que lo hacen. A diferencia de los lavaperros del narcotráfico estos son socios de clubes sociales y seguramente se sientan a lado suyo en los más elegantes restaurantes. Seguramente tienen grandes carros de marca y sus hijos son amigos de los suyos.Triste que realmente sea la corrupción la que más daño hace, triste que tanta ‘gente de bien’ se preste para eso. Los políticos llámense presidentes, congresistas, diputados alcaldes, gobernadores, concejales son los responsables de la lamentable situación financiera del erario. Son ellos los que cobran comisiones y reciben tajada para cualquier contrato y una vez entre la plata, llega a los bancos a través de estos lavaperros estrato seis, o sino díganme, ¿dónde están los billones de pesos que se roban anualmente?, ¿dónde están los dineros de Reficar?, ¿dónde están los dineros de los contratos de Odebrecht? Seguramente no están en costales sino en jugosas cuentas bancarias o en el país, o en el exterior o en lujosos apartamentos y centros comerciales.Esa es la realidad no solo de Colombia es lo que está pasando en el mundo, todo el mundo quiere plata fácil y rápida, nos lo venden en la televisión, en las revistas, en el ‘isternes’ muchas personas terminan buscándola de manera fácil sin escrúpulos, lo importante es tenerla.Para mí es más grave la corrupción que el mismo narcotráfico, al menos los narcotraficantes no se las pican de gente de bien, mientras que los corruptos que se roban la plata de todos nosotros son camuflados, lobos en traje de ovejas. Se rasgan las vestiduras cuando hablan sobre los terroristas y narcotraficantes, cuando robarse la plata de la salud produce más muertes que cualquier bala, sino mire como en departamentos como la Guajira y el Chocó la gente se muere de hambre y falta de atención médica, seguramente la plata de la salud que no llega a los que la necesitan se convierte en suculentas langostas y langostinos en la mesa de los corruptos.Hay ladrones de ruana pero los ladrones de cuello blanco son los peores, se quedan con la tajada más grande. ¡No más corrupción ni gente que se dedique a blanquear esa plata!

VER COMENTARIOS
Columnistas