Rodilla rota

Marzo 05, 2016 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

El último de los grandes jefes indios, pionero del Ecologismo, se llamó Tatanka Lyotanka, más conocido como Sitting Bull o Toro Sentado. (1831-1890). Perteneciente a la gran tribu Sioux, hijo de Jumping Bull (Toro Saltón) y Her Holy Door (Ella Puerta Sagrada).Se resistió a dejar que el hombre blanco quebrara sus principios y luchó hasta el final por conservar sus costumbres y las de muchas otras tribus indígenas, entre ellas la de sus amigos los Lakota. Compañero de otro grande, Crazy Horse (Caballo Loco) con quien peleó varias batallas contra el ejército invasor ‘blanco’. Entre sus frases celebres voy a citar algunas aquí:“Si alguien quiere decir la verdad no necesita demasiadas palabras para hacerlo.¿Qué es la vida? Es la luz de la luciérnaga en la noche; es la respiración del bisonte cuando llega el invierno; es la sombra que cae sobre la hierba y desaparece tras la puesta de sol.Ama la tierra. No la has heredado de tus padres; tan sólo la has recibido en préstamo de tus hijos, sus futuros dueños. El hombre blanco sabe cómo hacer cosas... pero no sabe cómo distribuirlas.El gran espíritu no es perfecto. Tiene un lado claro y un lado oscuro. En ocasiones, el lado oscuro puede darte más sabiduría que el claro.Cuando el último árbol sea cortado, cuando el último río sea contaminado, cuando el último pájaro sea atrapado... Sólo entonces el hombre blanco entenderá que la codicia no proporciona alimento. Los Sioux somos pobres porque somos honestos.La sabiduría reside en cada objeto. Nuestra biblioteca es la naturaleza. ¿Que sería del humano sin los animales? Si todos los animales se extinguieran, el hombre moriría de pena por la gran soledad de su espíritu. Todo lo que pasa con el animal, pasa con el humano. ¿Por qué arrebatáis por la fuerza lo que no podéis conseguir con amor?”.Toro Sentado (reflexivo, sereno) no permitió que le rompieran sus rodillas, no se arrodilló ante el ejército gringo y murió derecho por lo cual se le podría también decir ‘Toro Parado’. (con honor y dignidad). Es ahora donde sus palabras deben ser motivo de reflexión para nosotros, ya es hora de buscar cómo acercarnos a lo natural, cómo volver a lo básico, cómo no contaminar más, cómo recuperar los ríos y los mares y vivir más en armonía con el resto de las especies, vivir con honor pero con humildad. No pensar que somos los reyes de este mundo. ¡Long live Sitting Bull in our memories!

VER COMENTARIOS
Columnistas