Pésimo negocio, socio

Noviembre 05, 2011 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Si el gobierno piensa que la prosperidad va de la mano de la minería y la explotación de los recursos naturales está haciendo el peor de los negocios con proyección al futuro. Claro que produce billones de pesos y atrae inversores extranjeros, que felices extraen nuestras riquezas, ya que ellos ya la acabaron o las están cuidando y claro mucho mejor ir a hacer el daño en otra parte. Es un negocio rentable que saca de la bollada a los gobiernos de turno que necesitan mostrar resultado inmediatos. “Si es ya es ya”, como diría nuestro querido Leonel Álvarez. No estamos lejos de la época de la Colonia cuando sacaron todo el oro y ahora nos lo quieren seguir sacando en madera, carbón, níquel, petróleo... Seguimos con los ojos nublados pensando sólo en el bolsillo. Es negocio para pocos y no para la mayoría del pueblo colombiano.¿Pero realmente en estas decisiones se tienen en cuenta las consecuencias? ¿Que los ecosistemas de nuestras selvas son muy frágiles e insustituibles? Una vez intervenidos nunca vuelven a ser lo mismo y comienza el desbalance que produce resultados catastróficos. ¿Hasta cuándo seguiremos viendo inviernos desastrosos y aludes que sepultan personas y sus pocas posesiones? ¿Seremos tan ciegos que por hacer ‘buenos negocios en la locomotora de la minería’, después tengamos que invertir esa misma plata o más en reparar los daños que ese ‘negocio’ ocasiona? Pero eso sí, ténganlo por seguro, los señores del extranjero no van a devolver la plata que ya sacaron o a venir de buenos samaritanos a ayudar a reparar la embarrada.Como van las cosas los países más ricos serán los que tengan aguas bien manejadas y selvas cuidadas, donde están la mayoría de los remedios que la humanidad cada vez más enferma necesita. Llegará el momento en que las ‘verdaderas riquezas’ no serán los diamantes ni el oro, sino el bienestar de un pueblo bien comido y bien dormido. Un pueblo donde sus gobernantes supieron valorar la riqueza natural y no el brillo del oro acumulado en bóvedas. La madre naturaleza ya está empezando a pasar factura por todo el daño espantoso que estamos haciendo.Ahora no contentos con entregar en concesión mucha tierra para la minería, están buscando cómo saltarse la ley que protege la Sierra Nevada como Parque Natural y territorio sagrado de los pueblos ancestrales, habitantes por siglos de ese espacio, para hacer un súper hotel de una cadena extranjera... Cómo vamos a entender que no todo es oro y plata, sino que el mejor de los negocios es preservar nuestro territorio, que es la verdadera herencia para nuestros hijos. Unidoslos que amamos la vida natural exijamos a nuestros gobernantes que hagamos el mejor negocio, socio, el de la conservación.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad