Parque de la salud I

Parque de la salud I

Octubre 31, 2015 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Hace muchísimos años soy amante del río Pance, desde que tengo uso de razón, diría. En mi temprana adolescencia con mis compañeros de barrio, ‘los santarros ‘teníamos el río como un refugio, para escaparnos de una sociedad que no lográbamos entender, fueron tiempos donde experimentamos todo tipo de sensaciones alucinógenas, sentados en las grandes piedras o caminando, subiendo por el río, era como estar en el mismísimo paraíso, nos sentíamos todos unos Tarzanes.Muchas veces con mi amigo Mario Bonilla subí por ‘El Pato’ pa arriba donde el río es majestuoso, cristalino y frio, por allá amanecíamos. Amo ese río, amo lo que representa para mi, libertad.En mi edad adulta empecé a ser un asiduo visitante del Parque de la Salud, troto, uso el gimnasio al aire libre, me meto al río y después desayuno en uno de los puestos de comida, huevos pericos con tostadas de plátano y café en leche… una delicia. Este sábado que pasó después de una jornada de ejercicio con mi buen amigo Eduardo Velazco, nos sentamos a desayunar y a charlar con los muchachos del sector, familias que llevan años subsistiendo de la ribera del río. Fue cuando nos enteramos que existe la posibilidad de que el parque sea cerrado. Según la Gobernación, una de las razones es que estos sitios donde venden alimentos carecen de agua potable, entonces son peligrosos para la salud. En vez de resolver el problema haciendo un mini acueducto (tengo entendido que muchas personas u organizaciones han querido hacerlo) y así permitir el funcionamiento de ese importante sitio y no cerrándolo como la única solución.El Parque de la Salud del río Pance, es , diría yo, de las cosas mas importantes que tiene la ciudad de Cali, allí van miles de personas a disfrutar sanamente del ejercicio y de la naturaleza, casi me atrevería a decir que el 80% de la población caleña tiene a Pance y su Parque como único sitio de esparcimiento. Cómo pensar en cerrarlo o quitarles las concesiones a quienes llevan décadas allí. ¡Que locura! Cuando lo que necesitamos es precisamente de esos sitios para reducir la inseguridad, recuerden que la violencia la derrotamos con educación, cultura y sano esparcimiento.Parece ser que también hay otra razón para cerrar el parque y es que el Ministerio de Minas va a expedir una licencia para la explotación del río, sustrayendo sus piedras para comercializarlas. Ya lo están haciendo más abajo con unas catastróficas consecuencias y ahora quieren seguir subiendo con sus retroexcavadoras. Hasta cuándo vamos a seguir destruyendo todo a nuestro paso como si nada pasara. Todo el cauce del río esta siendo afectado, hasta cuándo la estupidez humana.La otra semana parte II.

VER COMENTARIOS
Columnistas