Pacto Vallecaucano, hmmm...

Diciembre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Llegué con mi hijo Juaco antes de las diez, hora de la citación y estas son mis impresiones de lo que allí sucedió, pero antes quiero destacar la iniciativa de Fabiola Perdomo y su escudero en este evento Julito Mendoza, muy bien.Cuando llegamos había poca gente por lo cual pudimos hacernos muy adelante, pero a medida que iban llegando los políticos de siempre fuimos moviéndonos más para atrás. Todos ellos querían estar cerca de la foto y las cámaras de televisión. Hacia la once, una hora después siguió llegando ‘gente distinguidisimamente bien de tierra caliente’, todos buscando el mejor puesto. Llego el Pastor de MisiónPaz con su pinta bradpisiana, (al que lo entendió lo entendió) toda su comitiva y esquema de seguridad que por lejos era más impactante que la del propio Vice. Nos fuimos una fila más atrás con Dianita Fernández de Oye Cali, para poder acomodar a los acompañantes del Pastor, que resultaron ser su hija con su marido. De allí en adelante me toco oír lo que se decía porque la vista se tapó por dos hayanasos de su seguridad. Se oía lo que en la tarima se decía y también “Águila Roja llamando a cóndor Blanco, sin novedad” la comunicación entre el esquema de seguridad de MisiónPaz.La verdad a mí me dio un poco de desesperanza ver lo que estaba pasando, que parecía más una campaña electoral que un acto de solidaridad con los problemas de nuestro departamento.¿Representantes culturales del Valle?, muy pocos, ninguno pintor, escultor, escritor. Me hubiera fascinado ver a un Diego Pombo, a un Pedro Alcántara, a una Silvia Patiño, a un Medardo Arias, a un Pepe Zuleta o a un Julio César Londoño.Cuando finalmente comenzó el evento todos querían subirse a la tarima y después no bajarse. Mucho discurso a lo cual estamos muy acostumbrados los vallunos en épocas electorales, promesas y mas promesas, ¿y de lo otro qué? No señores, no se habló de proyectos concretos. Quisiera haber oído qué se va ha hacer con las regalías, qué va a pasar con Buenaventura y su doble calzada, bueno en fin, numerosos proyectos que el Valle necesita y que en una convocatoria como esa hubiera sido perfecto tocarlos y hacer un verdadero pacto para sacarlos adelante.Mi hijo y yo seguíamos esperando el concierto de los grupos invitados.El Gobernador se jaló dos tabludos discursos y casi no se baja. Cuando ya parecía que finalmente íbamos a oír algo de música, el Pastor decidió hacer una oración a eso de las doce del día. Los músicos seguían esperando su turno, prácticamente iban a tener que tocar sólo para ellos porque la gente empezó a irse. Afortunadamente, por llegar temprano Juaco y yo oímos la prueba de sonido de la gran banda de Julio Navas.Seguiré yendo a cuanta iniciativa haya, porque siento mi Valle y espero que en el futuro podamos mostrar un departamento pujante y líder en nuestra Nación, con pactos concretos qué mostrar.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad