Órganos amigos

Órganos amigos

Enero 14, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Lo que voy a escribir no lo hago bajo el efecto de la kriptonita jamaiquina ni la Moño Rojo. Lo escribo bajo el efecto de la conciencia que viene de los sentidos en pleno.De un tiempo para acá encuentro que hablar con los órganos de mi cuerpo es reparador y saludable. Todos completos hacemos a Miky Calero. Me explico. Todo comenzó cuando debido a los kilómetros corridos en mis más de 40 años de ejercicio físico las rodillas empezaron a fallar. Los médicos recomendaron operarme los meniscos, pero como no creo mucho en el quirófano le supliqué a las rodillas que no nos hicieran eso, que todos, el hígado, los riñones, el corazón, los pulmones, etc., queríamos salir a trotar, y así fue como poco a poco las recuperamos, y digo las recuperamos porque todos los órganos que componen este cuerpo estamos felices de poder en las madrugadas salir al borde del río a hacer nuestros ejercicios diarios.Después comenzamos a hablar con el hígado antes de una farra. Le decíamos que en esa noche loca podía haber excesos, que se preparara, claro que ese es el más terco de los órganos, porque a pesar de todo al otro día sentimos guayabo. Al corazón hay que hablarle todo el tiempo, sino podemos meternos en problemas físicos y sentimentales, pilas con eso. Con los pulmones vivimos agradecidos, no paran, aun cuando dormimos siguen llenándonos de aire vital. Los ojos ni se diga, esos sí que son importantes, ya que a través de ellos suena la caja registradora fotográfica pa’ la papita diaria. A la lengua le suplicamos que no nos meta en líos, que con mesura se dedique a disfrutar de los manjares que Dios nos brinda. Para una vida sexual sana no hay nada más efectivo que hablar con el patrón de abajo, mucho más que cualquier componente químico. Una actitud positiva vence cualquier disfunción. No sólo el cerebro piensa, cada órgano siente y valora la buena vibra.Está comprobado que la parte emocional, en la mayoría de los casos, es la responsable de las enfermedades. La ‘malpa’ no deja nada bueno. La risa cura más que los fármacos. La actitud negativa carcome, y la rabia hace que vivamos con el freno de emergencia puesto, haciendo que el carro completo se dañe. Toma el mismo tiempo ser amargado que un bacán. Es fácil y la vida, que es corta, se vive a plenitud. Seguramente al tener que enfrentarnos a la enfermedad y a la muerte, habiendo tenido una actitud positiva durante toda la vida, será mas fácil. A lo bien y un saludo fraternal y respetuoso a la señora de traje negro que lleva la guadaña.P.D. En marzo se llevará a cabo el Primer Encuentro Internacional del Agua, con conferencistas de toditas partes, evento organizado por el equipo base de Cali Ciudad de las Aguas. ¡Qué viva nuestra bella ciudad de Cali!

VER COMENTARIOS
Columnistas