Naturalmente

Diciembre 17, 2011 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

De una conversación telefónica con mi buena amiga Juli Jaramillo salió el tema de esta columna. Hablábamos del programa de televisión que hizo el gran Pirry sobre las mujeres que no satisfechas con su cuerpo recurrían al quirófano para intentar cambiar su aspecto y de esa manera verse “bien” en el espejo y ante los ojos de los demás, inclusive corriendo riesgos en su salud como el caso de la reconocida ‘mamacita’ Jessica Cediel que no necesitaba, porque más es imposible.Para mí que llevo más de 30 años en el oficio de fotógrafo de muchas mujeres hermosas que son todas, no hay nada más bello que una mujer natural, un cuerpo desnudo tal cual como Dios lo mando al mundo. Qué sensual es una mujer con su nariz original, así sea grande, que hermosos son un par de tetas pequeñas o grandes en una mujer que con seguridad las sepa llevar. No existe algo mejor y más espectacular que una mujer segura de sí misma, que refleje satisfacción con sus ‘aparentes’ defectos. “Eso es bello”, como diría mi ‘patrón’, el pajarraco mayor. Los balones se deberían quedar en las canchas y no en los pechos y las nalgas de nuestras bellas mujeres. De verdad chicas, para un hombre no hay nada más seductor que una mujer que se tenga confianza, que tenga amor propio, que no necesite de ‘arreglos’ externos para intentar seducir a su hombre. Al contrario una persona insegura con su cuerpo ahuyenta, porque nunca, así se haga lo que se haga, va a estar satisfecha.La cultura ‘traqueta’ es la responsable de que nuestra sociedad enferma quiera cambiar su cuerpo. Suena duro, pero es la realidad. ¿Por qué en países donde no hay esa cultura como en Francia, las mujeres viven satisfechas con sus senos pequeños y sus derriers chorreados? Son los mafiosos los que quieren tener ‘mujeres perfectas’ y con caudales de dinero las mandan a hacer. Infortunadamente ese pensamiento se ha regado por todas partes y ahora no hay chica que no quiera cambiar algo de su cuerpo.También el mundo de la moda es cómplice de que las mujeres vivan aburridas con su ‘look’. Vende imágenes de chicas raquíticas reflejo de muchos de sus diseñadores que quieren ver ‘muchachitos’ en las pasarelas y no mujeres voluptuosas que también tienen su encanto. Como todo es negocio hay unos pocos o pocas que deciden cómo se tienen que ver nuestros muchachos y muchachas y establecen patrones para eso. Las niñas que no disponen del dinero necesario para vivir de acuerdo a eso, entonces se les vuelve un calvario, para ellas y para sus padres. Repito no hay nada más bello que una mujer decida por sí misma que es lo que la hace ser bella y que con seguridad y originalidad lo lleve puesto. Que cada cultura se manifieste sin tener que copiar de otros. ¡Qué viva la naturalidad, abajo lo postizo!¡Que vivan las aguas naturales de nuestro ríos Dapa, Cali, Aguacatal, Cañaveralejo, Lili, Meléndez y Pance!

VER COMENTARIOS
Columnistas