Nada

Septiembre 19, 2015 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

No tengo nada nuevo que decir, nada nuevo que escribir, estoy en un vacío total.Eso se llama el ‘síndrome de la pluma rota’, por lo menos eso fue lo que me dijo Sirirí cuando le pedí el favor que me ayudara con algún tema para llenar con 450 palabras esta columna. En una ocasión anterior que algo similar me pasó y quise dejar la columna vacía, en honor del finado y muy admirado Germán Patiño, mi director Luis Guillermo Restrepo me dijo que ahora sí se me había corrido el shampoo del lapo. Otro amigo que le comenté sobre éste, mi dilema, me sugirió que me fumara un bareto a ver si algo se me ocurría. Mi mujer me mandó varios correos sobre posibles temas ambientales de los cuales le pareció propio escribir.Cuando empecé, ya varios años atrás con esta columna, que para mí es un gran honor, me fluían tantos temas en mi cabeza que era un camello decidir por cuál.Llevo cientos de columnas escritas sobre el medio ambiente, haciendo denuncias, ‘datiando’ sobre los millones de atropellos que nosotros los humanos le estamos haciendo a la flora y la fauna de este bello planeta. Pienso que los posibles lectores de esta columna, (incluyéndome a mí, ya que soy suscriptor de este Diario), ni la leemos porque estamos cansados con ‘Mikisito’ diciendo lo mismo siempre en distintas palabras, qué pereza, no será que tiene algún otro tema.El dolor que me produce ver cómo vamos enfilados hacia el abismo, ver cómo estamos secando el Valle del Cauca por el mal manejo que le estamos dando a sus aguas, todas las embarradas que hacemos los de nuestra egoísta especie, hace que esté llegando a la desesperanza, a veces pienso que esto no tiene reversa y en vez de estar escribiendo sobre el medio ambiente debería hacerlo sobre la última colección de carteras de Paris Hilton (¿tiene carteras?) o sobre la farsándula local. De esa manera no sufriría tanto cuando hago las investigaciones en el ‘isternés’ para escribir y veo las espeluznantes cifras o los documentales que muestran nuestra idiotez.Así que voy a pedirle a nuestro respetado y estimado Director que de las 450 palabras que debería tener en promedio esta columna me deje terminarla aquí en menos de 400, que el resto del espacio quede en blanco como forma de protesta.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad