¿Minería limpia?

¿Minería limpia?

Junio 16, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Me pregunto, ¿existe minería limpia? ¿Escarbar las entrañas de la tierra afectando los ecosistemas se puede considerar como amigable con el medio ambiente? ¿Cómo a estas alturas del paseo con una humanidad sumida en el caos, todavía pensamos que la economía se puede mover por la minería con sus consecuencias devastadoras para el equilibrio de los sistemas que sostienen la vida en el planeta? ¿Pa’ qué más oro cuando lo que necesitamos es comida y agua potable? ¿Por qué seguir apostándole a un sistema, que está comprobado, es un total fracaso? O estamos locos o nos hacemos los de la vista gorda, pensando en seguir maquillando una economía basada en la explotación de los recursos naturales cuando es necesario darle un viraje a la manera de enfocar el futuro, que a toda costa debería ser más limpio.El otro día con mis compañeros del programa radial Oye Cali discutíamos si mi posición era muy radical y quedamos de darle un debate más amplio al asunto. Siempre he abogado por no al radicalismo, pero en este caso sí me declaro radical. Pienso respetuosamente que en vez de acabar cientos de ecosistemas con la minería deberíamos buscar un modelo como el de Costa Rica donde el turismo venga a contemplar nuestros paisajes dejando las utilidades en plata y trabajo. Tiene que haber otras maneras limpias de buscar bienestar para nuestros pueblos, distintas a entregarle nuestros recursos naturales a la inversión extranjera, no más colonización.El ejemplo de la concesión que el Gobierno dio para que la multinacional Anglo Gold Ashanti de Sudáfrica para que explotara en Cajamarca, Tolima, la mina La Colosa es muestra de lo absurdo a lo que hemos llegado. Allí se pretende sacar cinco toneladas de oro por medio de la explotación de toda una montaña, minería a cielo abierto que es lo más contaminante que existe sobre el planeta Tierra. No importa que allí haya cientos de campesinos que trabajan la tierra de manera sostenible ni que ese sitio esté lleno de flora y fauna, nacimientos y quebradas de agua que abastecen a sus habitantes y a los de más abajo, no, eso no importa, lo que importa es llevar esas toneladas de oro a las bóvedas de los bancos pa’ que nos sintamos bien seguritos con toda la platica guardadita. ¡Absurdo!, ¿no? No es el único caso, son cientos de concesiones mineras que el Gobierno anterior y actual han firmando con los extranjeros en pro de la locomotora minera que no es otra cosa que entregarles nuevamente nuestras riquezas a las ‘potencias del primer mundo’ a quienes les importa un pito el daño que causen por acá en el ‘subdesarrollo’ ya que ellos prácticamente acabaron con sus recursos o no quieren el daño ambiental en su propia casa, colonización moderna.No más ‘negocios’ absurdos, protejamos lo nuestro y lo de nuestros hijos.

VER COMENTARIOS
Columnistas