Malvada deforestación

Enero 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

¿Qué paso con las ciudades mayas como Tikal o Chichen Itzá? ¿Por qué fueron abandonadas? ¿A dónde fueron sus pobladores? ¿Fueron llevados en naves espaciales? Hay muchas teorías sin que ninguna sea la única verdadera, todas tienen algo interesante que decir, pero hay una que escuché que me sonó coherente.Durante años estas ciudades sirvieron para que la casta noble a la cual pertenecían los sacerdotes vivieran en opulencia en palacios y templos, dejando la clase trabajadora en la periferia en condiciones no tan favorables. Los sacerdotes eran los responsables de informar a los ciudadanos de los acontecimientos futuros y predecir las lluvias que generaban riqueza agrícola. A medida que la zona se deforestaba para alimentar sus fogones y construir las grandes pirámides para sus rituales las cosas se iban poniendo más complejas. No era tan fácil pronosticar el tiempo, ya que las lluvias escaseaban debido a la falta de selva húmeda productora de las precipitaciones. Consecuentemente, los pronósticos con mayor frecuencia eran inexactos haciendo que los ciudadanos dejaran de comerles cuento y de esa manera perdieron credibilidad y, posiblemente, también sus posiciones privilegiadas. Seguramente muchos se fueron para otros sitios buscando las lluvias y así las ciudades perdieron sus habitantes.¿En tiempos modernos no hay mucha similitud? ¿No será que algún día nuestras ciudades y todo nuestro sistema también colapsarán? Nuestro dirigentes tienen una gran responsabilidad. ¿Hasta cuándo los políticos seguirán robando las arcas de las CAR que son las responsables de velar para que todo el sistema sea sostenible y nuestras fuentes de agua sean conservadas? ¿Hasta cuándo los ‘sacerdotes financieros’ seguirán abusando del poder? Como dijo Demetrio Arabia en Arabescos, es bueno que ganen, pero que no abusen, porque tarde que temprano las cosas desbalanceadas revientan. Como van las cosas, en el futuro la vaina se va a poner caliente. No podemos seguir ciegos pensando que todo está bien, hay que actuar para que de aquí a muchos años otras civilizaciones al destapar nuestras ruinas no tengan que ver lo estúpidos que fuimos.Al nuevo Alcalde y al Gobernador les hacemos un llamado para que tengan como prioridad el ambiente. La seguridad sólo se da cuando las necesidades básicas se satisfacen, siendo la más importante el agua. No permitamos que las riveras de los ríos sigan siendo invadidas y contaminadas. No más a la minería ilegal que vierte mercurio y otros químicos a nuestros afluentes. Que las laderas como la Loma de la Bandera sean parques y pulmones de la ciudad y que viva ‘Cali, Ciudad de las Aguas’.P.D. Bien por Andy Baiz, su película y los bacanes de sus papás Albert y Clara. Caleños de verdad.

VER COMENTARIOS
Columnistas