La revolución del consumidor

La revolución del consumidor

Agosto 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Finalmente el sistema está diseñado para vender, más no para responder. Las estrategias de mercadeo están orientadas a cómo hacernos comprar, pero si una vez comprado el objeto o el servicio no funciona, le responde Milus el día de Sanblando.Voy a dar dos ejemplos concretos de experiencias recientes para ilustrar lo que aquí escribo. Voy a usar nombres, así me meta en líos, pero es la única forma de hacer respetar los derechos del consumidor.Primer ejemplo: Bancolombia, compré un tiquete aéreo por internet, lo fui a pagar con la tarjeta de crédito y la ‘transacción fue rechazada por la entidad’ en dos ocasiones, al tercer intento ‘la transacción fue aprobada’, pensé que había sido por la hora, las primeras dos las hice un domingo antes de las ocho de la mañana, la tercera después de esa hora. El lunes que entré a la página del banco, ¡oh, gran sorpresa! Me habían cobrado tres veces. Llamé al banco a decir sobre el error y me dijeron que tenía que hacerlo vía telefónica nacional donde pasé eternos minutos tratando de convencer a una señorita paisa del error bancario, finalmente radicó la queja. Han pasado más de cuatro semanas y el banco no me resuelve el caso.Segundo caso: Compré un televisor nuevo en Alkosto (me arrepiento de no ir a La 14, la nuestra) marca Panasonic, donde recibí una excelente atención del vendedor, me explicó todo sobre el Smart TV (que cuando llegue a casa nunca supe hacerlo). Dos semanas después mientras dormía a eso de las doce de la noche estando el televisor apagado empezó a echar chispas a pesar de estar conectado a un estabilizador de corriente solar, severo susto mijo. Como había guardado la caja al otro día procedí a empacarlo e irme para el almacén de grande superficie. Allá una chica que hablaba por teléfono después de un rato me atendió y me dijo que la garantía tenía que dármela el fabricante que llamara a un teléfono X. Vuelve y juega varios minutos explicando para no decir horas. Me dieron un numero de radicado y que pasarían a recogerlo en unos 5 días hábiles, efectivamente, lo recogieron y me dicen que el diagnóstico toma otros 5 días y el arreglo entre 15 a 30. ¡Oh, gran sorpresa! Mientras tanto a mirar los Juegos Olímpicos en la TV del vecino o de la tienda.Esto mismo me ha pasado con Movistar, con el sistema de salud, en fin, creo que todos los colombianos hemos padecido este mal. Por ahora me voy a revelar contra el consumo, sólo compraré lo necesario, sólo bebidas en envases retornables y cero plástico en los supermercados, trataré de vivir un estilo de vida básico y adiós al sistema de mercado insaciable ¡Que viva la revolución de los consumidores responsables!

VER COMENTARIOS
Columnistas