Inaceptable

Marzo 24, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

¿A quién en sus cabales se le puede ocurrir que una ciudad como Cali no tenga una entidad ambiental? ¿Cómo es posible que eso dependa de su número de habitantes? ¿Es que por ser menos personas se pueda aducir que no tenemos derecho a un ambiente sano? Cuando todas las ciudades de Colombia, ¡todas! no están creciendo de manera ordenada y menos autosostenibles, y mucho menos, respetuosas de los bienes naturales. ¿Cómo puede pensarse que la solución es acabar con la autoridad que vela por el medio ambiente? Estamos en la locura total y en un desamor absurdo por nuestros hijos y nietos.Nosotros los humanos hemos llegado a límites insospechados de lo que somos capaces de hacer con el planeta y sus maravillas naturales, por encima de cuidarlos está el afán por el cemento y las ‘megaobras’ y la concentración de la poblaciones en súper urbes llenas de contaminación. Es ahora cuando más se necesita dar un timonazo para solucionar el daño que se les hace a las fuentes de agua, a la flora y la fauna. Nunca antes había estado tan amenazada la vida sobre la tierra y la posibilidad de un ambiente sano para sus pobladores. Es un momento crucial, es el momento de pensar en grande y hacer algo contundente y verraco. Es el momento de tener prioridades y poner por encima la vida.El Dagma, o como se le quiera llamar, debería ser la dependencia del Gobierno local más importante. Hay que mejorarla, ponerla de verdad a velar por el medio ambiente, hay que despolitizarla y volverla eficiente. Que sea no sólo una autoridad de control sino una entidad de soluciones cuando de proyectos de ciudad se trate. Fortaleciéndola en su parte educativa y de sensibilidad ciudadana.Es la única manera de lograr algo, tenemos que educarnos en un mejor manejo de los recursos naturales y cuando haya que actuar con mano dura para sancionar a los que insisten en poner sus intereses personales por encima del bien común, hacerlo.Cuando la entidad nació en manos de su primera directora Margarita Londoño empezó bien y cumpliendo las funciones para la cual fue creada, ahora en manos de otra mujer Beatriz Orozco se respiran nuevos aires. Atrás deberían quedar todos esos espantosos años de alcaldías que usaron al Dagma como una entidad para devolver favores con directores que no hicieron sino desastres ambientales. Es el momento para que nuestro Alcalde defienda por encima de todo la entidad, la fortalezca en presupuesto y en eficiencia, se la quite a las garras de los políticos corruptos. Queremos una ciudad fuerte en políticas ambientales, ejemplo a nivel mundial de lo que con buena voluntad política y liderazgo se pueden hacer las cosas bien, liderazgo verde que es la única manera de hacerlo.Salto de garrocha 1: Felicitaciones a Jahira por el 1er Encuentro internacional de las Aguas, todo un éxito.Salto de garrocha 2: No a la escombrera en el Mameyal… !NO!

VER COMENTARIOS
Columnistas