‘Figurita’

‘Figurita’

Febrero 07, 2015 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Así, cariñosamente me llama a mí y a mucha gente, mi gran amigo el viejo Moris Armitage. Lo conocí en los 90 cuando coincidimos en un curso para volar ultralivianos en la pista ‘Asombro’ de Max Tedesco en la vía a Jamundí. Aprendimos y durante muchos años volábamos en las tardes, en nuestros avioncitos, muchos de ellos de tela y tubo. En esas épocas los motores eran de dos tiempos y con frecuencia se apagaban en pleno vuelo lo que hacía que tuviéramos que aterrizar de emergencia si alcanzábamos en los callejones de los cañaduzales o si no en el mismo cañaduzal. Eran como volar con el motor de la guadaña casera. (Exagero un poco pa’ ponerle picante a la narrativa).Muchos anécdotas de aquellos tiempos, como cuando en una ocasión regresando de un encuentro ultralivianístico en Pereira, a unos diez avioncitos en escuadrilla nos cogió una cipotuda tempestad. Dos grandes cúmulos enfrente se unían. La mayoría alcanzó a pasar, Moris y mi persona veníamos atrás, por lo cual cuando lo intentamos, nos cogió la tormenta, nos empezó a zangolotear durísimo a una altura de tres mil pies sobre el terreno. “‘Figurita’ devolvámonos al aeropuerto de Tuluá que esto está verraco”, me decía por el radio Moris. Pedimos autorización a la Marco Fidel Suárez y efectivamente con muchos sustos logramos aterrizar y allí quedaron los aparatos hasta el otro día, llegamos a Cali en taxi. Si no hubiera sido por esa sabia y oportuna decisión de un líder, seguramente otra hubiera sido la historia, saber tomar decisiones a tiempo con carácter es importantísimo para regir los destinos de una ciudad como Cali. Maurice es un líder innato.Desde esos tiempos tengo el honor de conocerlo y ser testigo de su enorme generosidad y su capacidad de ser un líder ‘provo’ como diría Uribe. Su generosidad inmensa, siempre se adelanta a pagar la cuenta, no tiene problema en ayudar desde el vigilante de carros, a pagar el arriendo o a mantener a las familias de sus secuestradores. Es un man que no conoce el rencor. Conmigo ha sido ‘grande’ por lo cual no tengo sino palabras de gratitud, admiración y respeto.Cuando leí que será candidato a la Alcaldía de Cali, me dio mucha alegría, porque pondría en la contienda electoral a un hombre que no haría nada distinto que servirle a la ciudad, por su gran sensibilidad social. Su trabajo en Siloé a través de la Fundación Sidoc muestra su grandeza. Tuve la oportunidad de subir con sus hijas a ver esa gran obra, sin escoltas pudimos recorrer toda esa bella loma, de gente buena, e inclusive conversar con pandilleros con sus ‘fierros’ en el cinto. Armitage se ha ganado la confianza de la gente porque no solo habla sino que hace, tiene obras que mostrar.¡Bien ‘figura’, te queremos en la Alcaldía!

VER COMENTARIOS
Columnistas