Fábrica de sectas

Fábrica de sectas

Septiembre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Los Estados Unidos no sólo son el país más industrializado con mayor número de fábricas sino también el mayor productor de religiones. Los países latinoamericanos en su mayoría son católicos, en cambio allá hay una cantidad grande de sectas derivadas del cristianismo. En el centro del país conocido como el Cordón Bíblico es donde creería hay más fanatismo en el planeta, son un mundo aparte donde son los poseedores de la ‘única verdad’. Todos alegan que la interpretación que le dan a la Biblia es la correcta por lo cual hay cientos de interpretaciones todas descalificando a las otras, los demás se van a condenar o son seguidores de Satanás. Para ellos la Biblia es el único libro que hay que seguir al pie de la letra y es el único sitio donde se encuentra la verdad, todos los demás libros, sagrados para muchos, son obra del Diablo y ni se diga de lo que piensan del Budismo, el Hinduismo, el Islamismo y muchas otras corrientes religiosas que hay por todo el planeta. Estados Unidos no sólo crea religiones a diario sino que las exporta a otros países. Por lo cual en cada barrio de nuestras ciudades nacen todos los días iglesias en casas privadas que poco a poco crecen y sus pastores se enriquecen con los diezmos que los incautos les tributan, todos ellos quieren ser como los predicadores que se ven en la televisión gringa, con un poder de convencimiento absurdo y una riqueza material incalculable. Muchas personas frágiles buscan refugio allí. Son negocios que dejan mucha plata a sus pastores y no tributan impuestos al Gobierno. Hay millones de ‘misioneros gringos’ regados por todo el planeta predicando su verdad e intentando conseguir seguidores para sus movimientos. Todas estas religiones crecen a unos pasos agigantados mientras las religiones tradicionales pierden adeptos. De cierta manera parecería una guerra entre diferentes vertientes ‘cristianas’ a ver cuál consigue más.En épocas de las colonias se conquistaron muchos pueblos en nombre del madero, que siempre está asociado con sangre. Murieron millones de personas en nombre de Cristo, pareciera que las diferencias religiosas en el planeta son causantes de más muertes, cosa absurda porque se supone que deberían promover la vida y ser fuentes de paz. Los islámicos también son guerreros, sino miren lo que pasa en el Medio Oriente, guerras y guerras por diferencias ideológicas. Personas que son capases de inmolarse y producir escenas de mucho dolor.Se confunde religión con espiritualidad, dos cosas muy distintas. Me gusta mucho la concepción que tienen muchos pueblos nativos sobre cómo buscar a Dios. Él está en todas partes y sus templos están en los árboles, los ríos, las montañas y en la naturaleza, no dentro de cuatro paredes. Seguramente después de escribir esto para muchos seré vocero del Diablo, ¿cierto Siriri?

VER COMENTARIOS
Columnistas