Especie en devolución

Junio 29, 2013 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Cuando Carlos Darwin esbozo su teoría de la evolución no tuvo en cuenta que nuestra especie humana va de mal en peor. No tuvo en cuenta que somos los únicos capaces de hacer desaparecer otras especies y que matamos por sevicia, sin ninguna razón más que el odio. Que llevamos siglos matándonos en guerras, que estamos acabando con el equilibrio sobre la Tierra y por nuestra ambición desmedida arrasamos con los recursos no renovables. No señores no estamos evolucionando, nuestra especie es una vergüenza ante el sistema planetario del universo.En Colombia, para no ir lejos, permitimos que los que legislan (en cuerpo ajeno) sean los dueños de los bancos, los que manejan las comunicaciones, (las especies de los ‘eslims’ y los ‘planetas’), los que les hacen ‘micos’ a las leyes para quedarse con las tierras, apoyados por abogados del ‘contri’, carachas. Cómo es posible que la salud sea un negocio y los corruptos del Congreso permitan que en la reforma siga la especie de las ‘epeses’ en control. La salud es un derecho de cada uno y no es negociable, no debería ser un privilegio de pocos. Los campesinos que de sol a sol cultivan la tierra terminan con pocas monedas mientras los intermediarios llenos de billetes, alimentando las ‘interbolsas’. Estamos descuadrados. La especie de los ‘nules’, los ‘morenos’, los ‘arias’ y cuanto bandido de cuello blanco roba la plata de todos nosotros y termina pagando por sus culpas desde su casa cárcel o en suntuosas cárceles del Estado, mientras algunos otros por mucho menos son hacinados en espantosas condiciones. Qué tristeza que por ‘negocio’ entreguemos nuestros recursos naturales a las ‘especies multinacionales’, para que nos devuelvan unas regalías que terminan en los bolsillos de los políticos de turno. Sí, como especie los colombianos estamos en devolución.Pero no solo en Colombia estamos así, es un mal de todos los pueblos. En Europa la situación es critica por que allá también hay una ‘especie’ corrupta enquistada que a llevado a que los menos favorecidos terminen pasado las duras y las maduras. Los ‘berlusconis’ con sus billeteras anchas hacen y deshacen. La ‘realeza’ sigue viviendo del pueblo como si eso fuera interminable, hasta que llegan las ‘primaveras árabes’ y las cosas se complican. Mueren cientos de inocentes para sostener regímenes insostenibles.Hoy mientras escribo esta columna, que saldrá publicada un día antes de mi cumpleaños, me siento pesimista. Pero siempre intento terminarlas escribiendo cosas buenas y esta no será la excepción. A los millones que todos los días ponen ‘granitos de arena’ para mejorar nuestra especie, mis respetos. Aquellos generosos de espíritu y amplios de alma que por favor me contagien para que también pueda ser uno más en engrandecer nuestras especie y así poder decir algún día que los buenos son más y vamos en evolución.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad