El mundo al revés

El mundo al revés

Noviembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

En un artículo que este periódico publicó sobre la problemática del agua en Cali hace unos días me quedó una sensación de melancolía profunda. Se entrevistaron algunos exgerentes de Emcali y se les preguntó cuál creían ellos que sería la solución y sus respuestas me dejaron muchas inquietudes. Ninguno me convenció y, con el debido respeto con ellos, pienso que cada día nos alejamos más del sentido común, que definitivamente estamos en la olla. Cómo es posible que se hable de traer agua de Anchicayá (atravesando la cordillera) o se cambie la bocatoma sobre el río Cauca y se tome agua más arriba menos contaminada (no dicen que mejor descontaminar el río), que se unan los ríos en las montañas para que toda el agua llegue por la cuenca de un solo río (y después bombearla a toda la ciudad), un mundo de repuestas que me hacen pensar que estamos al revés y la condición humana cada día se distancia más del equilibrio y el buen juicio.Cali, ciudad privilegiada con seis ríos (Pance, Lili, Meléndez, Cañaveralejo, Cali, Aguacatal) bajando de la Cordillera Occidental desde el sur hasta el norte, otro que la bordea (el Cauca), ¿no sería más sensato reforestarlos, descontaminarlos y dejar que ellos solitos por gravedad nos entreguen sus aguas? Por qué pensar en soluciones tan descabelladas y costosas mientras que el sentido común nos diría que la solución nos la da la propia naturaleza. ¡Sentido común, por favor, compañeros! La ‘testa’ no sólo es para sostener el peluquín.Igualmente leí una columna escrita por Freddy Martínez, ingeniero agrónomo de la Fundación Siempre Verde de Colombia, que me refrescó. Él dice que gran parte del problema de la escasez en verano y la abundancia de agua en el invierno se debe a la falta de capacidad reguladora de las aguas lluvias en las cuencas hidrográficas debido al mal manejo de recursos naturales de nuestra especie. De verdad parece que hubiéramos quedamos mal hechos… Porque brutos sí somos.Sostiene que “la devastación causada por el sobrepastoreo, las quemas y las técnicas inadecuadas de producción agrícola”, también son parte del problema, junto con la minería y la tala indiscriminada de bosque. Los ríos al llegar al casco urbano inmediatamente se vuelven caños.Hace ya varios años se creó un proyecto: ‘Cali Ciudad de las Aguas’, donde se proyecta a Cali en el futuro como ciudad viable sólo si se salvan sus ríos y sus riveras. El proyecto está muy bien montado con toda la información técnica y social para volverlo un ejemplo en Colombia y el mundo. Allí se habla de empezar por salvar el río Cañaveralejo y después replicarlo en los otros ríos. ¿Por qué no se le ha parado las suficientes bolas? ¿Por qué el Gobierno actual de la ciudad a quien se le presentó no lo estudia como la mejor alternativa?

VER COMENTARIOS
Columnistas