Efecto dominó

Efecto dominó

Junio 19, 2010 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Es claro que cualquier decisión que tomemos, ya sea para bien o para mal tiene un efecto hacia el futuro, repercute en otros o en nosotros mismos. La ley de la balanza. Yo creo que todos somos responsables de lo que está pasando actualmente en el planeta y tenemos que actuar consecuentemente, empujar la primera ficha de manera positiva para generar acciones coherentes.Un ejemplo puntual. En la bella isla de San Andrés, por el lado de San Luis, existe una playa que se conoce como ‘los charquitos’ o ‘las piscinitas’, que es frecuentada más por residentes que por turistas. Los lunes esa playa amanece vuelta chicucas, botellas, cajas y todo tipo de basura que la gente tira sin compasión. Un grupo de amigos con algunos raizales nos pusimos en la tarea de cambiar eso, ya que el Gobierno no lo estaba haciendo. Empezamos por construir un basurero, en parte reciclado de la misma playa. Muchos días de fiesta íbamos a poner ejemplo recogiendo enfrente de la gente su propia basura e invitándolos a usar el basurero. Poco a poco la gente fue cogiendo conciencia, hoy en día es otra cosa, la playa permanece muchisísimo más limpia, hasta el propio Gobernador contrató a Ashmon, un raizal que todos los días va a ayudar. La solidaridad es contagiosa y empieza por el ejemplo.Cuando respetamos el semáforo, somos corteses, bajamos los guantes, contagiamos a los que nos observan para que poco a poco dejemos atrás la conducta agresiva que el narcotráfico nos ha dejado. En Colombia la actitud de ‘capo’, de ‘patrón’ es lo que alaban a diario la televisión y la política. Igualmente una conducta fraudulenta viene acompañada de otra para poder sostenerla, por lo cual es mejor siempre jugar con la verdad total y no a medias. Nada justifica tener que coger atajos para conseguir resultados.Definitivamente el ejemplo es mejor que las palabras, muchísimo más se consigue con una conducta respetuosa sin actitudes revanchistas. Nuestra sociedad es más amiga de resolver las cosas por medio de la fuerza que por la razón y el buen juicio. Estamos en el momento justo para poder escoger y votar por la posibilidad de cambiar hacia una manera más sensata de manejar nuestros problemas, de trabajar por la ecología del alma y así tener una Nación más equilibrada, pacífica, con verdadera sostenibilidad en todos los campos.P.D. Hasta cuándo vamos a seguir apostándole al petróleo como la única solución. Hay otras fuentes de energía limpia que no dejarían el desastre ambiental que vive hoy el Golfo de México. En el viento y el sol existen innumerables posibilidades, claro que mientras el negocio del petróleo esté en manos de unos pocos jeques árabes y siendo tan rentable, las posibilidades se ven muy remotas.¡Que viva Cali la ciudad de las Aguas!

VER COMENTARIOS
Columnistas