Desilusión Parcial

Desilusión Parcial

Diciembre 13, 2014 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Desde hace muchísimos años tengo un profundo afecto por la isla de San Andrés, tengo muchos amigos y una hermandad con raizales que me han hecho sentir en casa. He seguido con atención la problemática de la isla y he intentado ayudar participando en proyectos para mejorar la calidad de vida, especialmente en la parte sur.Una cosa es lo que ven los turistas y otra muy distinta lo que sucede en el día a día de sus residentes. Voy a mencionar un par de hechos que suceden en la isla por los cuales decidí titular esta columna como lo hice. Primero: en la parte sur después del Hoyo Soplador está la ruina de una mole de cemento que iba a ser una Universidad Cristiana que nunca se dio, hay una infraestructura de dos pisos desperdiciada que poco a poco la madre naturaleza cubrirá. Durante el gobierno del Dr. Pedro Gallardo unos metros mas allá se comenzó la construcción de un cetro de reclusión para menores, a pesar que la comunidad nunca estuvimos de acuerdo y se lo manifestamos en varias consultas previas. Cuatro años después la inversión de miles de millones de pesos está en las mismas condiciones que la universidad vecina. Ahora hay un proyecto del Sena donde se anuncia la construcción de una sede para fomentar la maricultura y la acaponia (no sé qué quiere decir eso, pero así dice el aviso) a un costo $2.400 millones. La construcción de este proyecto donde ya se ‘limpió’ el lote está pegado a las ruinas del centro de reclusión. Lo absurdo de es que en la parte más linda de la isla donde todavía se conserva algo de la naturaleza original y los cangrejos y las lagartijas viven a sus anchas, en menos de un kilómetro ya hay dos ruinas y van para la tercera. Por qué no usar lo existente, en vez de seguir destruyendo más monte cuando la isla está saturada de cemento y construcciones sin terminar.Segundo: la Avenida Newball que pasa en frente del muelle comercial. Llevan años construyéndola y desconstruyéndola. Cuando ya nos ilusionamos porque finalmente no tenemos que desviarnos, vuelve y juega, la vuelven a romper, esta vez en un tramo de por los menos doscientos metros retiraron todo el concreto recién puesto porque parece ser que el contratista no había usado el hierro que correspondía.¿Dónde están los interventores del gobierno? ¿Por qué permiten que se pierda la plata de esa manera? ¿Es corrupción o es ineficiencia? Ahora comienza la época preelectoral y los lobos van en busca de sus pieles de ovejas para seguir prometiendo lo que nunca cumplen.Esta reflexión no influye en mi amor y mi pasión por la isla más bella del Caribe, que sigue siendo mi paraíso favorito.P.D. Bien Camilo Mutis por tu exposición, bienvenido al mundo de la fotografía.

VER COMENTARIOS
Columnistas