De todito con chicharrón

Diciembre 27, 2014 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Hoy voy a hacer un resumen de temas ambientales que hay que tener presente durante el año que viene, de todo un poquito, corto pero contundente.Me causa curiosidad que el mensaje del gobierno para sus ciudadanos es “no a la pólvora” y por otro lado la celebración del Municipio es con toda la pólvora desde los cerros tutelares; no hay coherencia. El daño ambiental que los fuegos pirotécnicos causan es incalculable, con solo pensar en el estrés que produce a la fauna silvestre, (zorrillos, iguanas, ardillas, guatines, etc.) igual que a nuestras mascotas que se meten bajo la cama asustadas con las explosiones.Más curiosidad me causó una entrevista que escuché por la radio a un funcionario del gobierno de Nicaragua donde con toda contundencia afirmaba que el canal que piensan construir no afecta la reserva de biosfera Seaflower del Caribe, ni tiene ningún efecto nocivo en el medio ambiente. De dónde será ese señor para decir semejante desfachatez. Cómo es posible que en este momento dramático de la humanidad todavía permitamos que esto pase, permitir hacer ese canal es el atentado más grande sobre los recursos naturales y de nuestros ya maltrechos océanos. Hasta cuándo nos vamos a sentir los dueños y amos del Planeta.Por el bosque de Yotoco en Calima se construyó la doble calzada con un ancho tan grande que se partió en dos la posibilidad del libre tránsito de los micos. Hay imágenes desgarradoras de mamás micas prácticamente llorando por ver a sus hijitos despedazados por las tracto mulas y los carros que pasan a altas velocidad, qué falta de conciencia de los encargados del ‘progreso y la infraestructura’. Pero esas facturas están pendientes de cobro y cuando la naturaleza se emberraque, allí es donde nos lamentaremos de ser tan estúpidos.El ‘chicharrón’ que tiene el consejo administrativo de la CVC en escoger un director idóneo, de esa la máxima autoridad ambiental de la región. Digo chicharrón porque no encuentro que ninguno de esos respetables miembros de este consejo tengan clara la película. El director de una entidad ambiental debe de ser por encima de cualquier cosa, un furibundo defensor de los recursos naturales y debe dirigir la entidad por el camino que lleve a cuidar de ellos. Esa persona más que ser un ingeniero que sepa de infraestructura o una financiera que sepa de platas, debe ser alguien que entienda muy bien el frágil ecosistema y cómo funciona.Amigos lectores de esta columna, todos tenemos la responsabilidad de cuidar nuestra ‘casa’ y ser veedores para que los responsables de tomar decisiones sepan que allí los estamos mirando, ¡pilas! Feliz Año.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad