‘Buenaverunta’

‘Buenaverunta’

Mayo 29, 2017 - 11:55 p.m. Por: Miky Calero

Así le decimos cariñosamente a ese bello puerto. Tengo cientos de recuerdos vividos en esa ciudad, en una época iba con mucha frecuencia, sino era para navegar por sus esteros o para abordar los barcos de cabotaje para llegar a Juanchaco, era, (cuando el presupuesto alcanzaba), para hospedarse en el magnifico Hotel Estación. Siempre lo hacía con grupos de amigos que después de registrarnos en el hotel salíamos a comer muelas de cangrejo al exquisito restaurante los balcones. Posteriormente la fiesta arrancaba y frecuentábamos los bares o discotecas de la calle frente al malecón, salsa a la lata, cero inseguridad.

Desenguayabar en la piscina del Estación era una delicia, cerveza fría con seviche de camarones. Cuando el presupuesto era corto, nos hospedábamos en los hoteles del centro, no tan lujosos pero igual de divertidos, mas cerca de la rumba… ¡tiempos aquellos!
Hace poco que volví encontré una ciudad desbordada y bulliciosa, con miseria abundante y palpable. Cómo ha cambiado mi bello puerto de Buenaventura.

Como es posible tanta desidia. Las protestas que ya son recurrentes, muestran la insatisfacción de ese pueblo mayormente negro, de una grandeza cultural y gastronómica inmensa. Son ellos junto con los indígenas los verdaderos pobladores de toda esa Costa Pacífica.

Gentes que han sido maltratadas por años de parte de una sociedad mayormente blanca que ha sacado inmensas fortunas sin dejar nada en el territorio. Solo basta con entrar a las instalaciones del puerto y ver la diferencia con lo de afuera. Adentro todo es pulcro y funcional, afuera todo es un caos. ¿Cómo se puede explicar eso? ¿Por qué la riqueza no puede ser mejor repartida? No se trata que la Sociedad Portuaria no gane, pero que porfavor dejen mucho más y no con su ambición desmedida sigan llenando sus ya abultadas cuentas bancarias. Eso solo trae más miseria hasta que todo explote y vuele lo que sabemos ‘al zarzo’.

Para rematar a nuestro puerto lo agarró también el narcotráfico y la corrupción, como si fuera poco las bandas criminales están azotando la población, el gobierno no hace nada de verdad, la plata de la educación y la salud tampoco llegan porque se la roban los mismos políticos Bonaverenses elegidos por el pueblo. Los recursos para el acueducto han sido girados muchas veces pero se quedan enredados en los bolsillos de los políticos de turno. Parecería un círculo de nunca acabar.

Pero como todo se trata de devolver favores políticos por votos aportados a través de abultadas maletas, hasta que no se cambie la forma de hacer política en Colombia nada va a cambiar, es importante elegir bien personas que no lleguen comprando votos, por que como dice el gran Fajardo, voto comprado, robo asegurado.

Seguiré amando a mi bello puerto y soñando con los muy buenos momentos que pasé y volveré a pasar. ¿Saludos al gran hijo de esas tierra Medardo Arias!

VER COMENTARIOS
Columnistas