Boleto sin retorno

Octubre 03, 2015 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Cuando los ‘Homo Sapiens’, la supuesta ‘sabia’ especie humana, decidimos apostarle a un sistema de capitales basado en el consumo despiadado, donde es más importante acumular más y más por encima de la propia felicidad que se encuentra en las cosas simples, compramos un boleto sin retorno ‘al futuro sin futuro’. En una amena conversación con un amigo, ‘El Poeta’, coincidimos en que nos metimos como en un avión que no tiene reversa. Vamos como borregos hacia el abismo de donde ya no hay marcha atrás.Ahora que pasamos por el Fenómeno de El Niño (no entiendo por qué el nombre) es donde se evidencia que lo del acelerado cambio climático no es un cuento y a menos que el cambio sea de un sistema de consumo desenfrenado, el futuro será cada día más negro. Cuando tenemos que producir cosas que desechamos y desechamos rápidamente seguiremos en un espiral donde acabaremos con los recursos naturales que quedan, vitales para la supervivencia de la vida sobre el planeta Tierra.Cuando es más importantes invertir millones de dólares en buscar agua en Marte mientras no hacemos nada en cuidar la que tenemos, las prioridades están invertidas. Cuando consideramos que hay que mantener las riveras de los ríos cuando entran en las ciudades y hacer parques para que la gente camine al lado del caño de aguas negras, sin tener en cuenta que lo verdaderamente importante es la reforestación arriba en donde nacen, la cosa esta mal. Todo para producir votos, por que los ‘parques’ se ven, mientras lo importante, los nacimientos, no.Colombia Salvaje, el documental magistralmente hecho con el apoyo del Grupo Éxito, muestra la grandeza de la naturaleza en nuestro bello país. Es impresionante ver cómo los paramos, los humedales y los manglares son una fábrica permanente de agua y vida. Pero el hombre cada vez se acerca más, destruyendo todo a su paso, secando humedales, ampliando las fronteras agrícolas de monocultivos sin pensar que estas tierras, esta agua son un préstamo de nuestros hijos y tenemos la responsabilidad inmensa de cuidarlas.PD. Los vecinos de los barrios Cristales y Tejares ven con mucha preocupación cómo el Dagma autorizó la tala y el ‘supuesto’ traslado de unos verracos árboles que están ubicados en uno de sus parques que son zonas verdes y que ellos como comunidad han cuidado por más de 30 años desde que se fundaron los barrios. Esta autorización se dio a la constructora Atardeceres del Cauca que planea construir allí donde es una pequeña zona verde de respiro para los vecinos. Ciudades sin zonas verdes. No deberían existir. Por favor señores del Dagma no permitan esto, por favor.

VER COMENTARIOS
Columnistas