Apaporis

Febrero 25, 2012 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

El excelente documental de nuestro querido Antonio Dorado, basado en el libro ‘El Río’, de Wade Davis, nos muestra la belleza exuberante de nuestra geografía y la riqueza cultural indígena en vía de extinción. Tenía muchas expectativas sobre este documental, especialmente después de contemplar extasiado las alucinantes fotos de ese majestuoso río, el Apaporis, tomadas por el explorador botánico, científico, amante de todo lo indígena y amazónico, Richard Evans Schultes. La vida de Schultes, que permaneció casi una década viviendo con los macunas, los ticunas, los cofan y muchos más en la selva amazónica colombiana, es apasionante e enriquecedora, porque gracias a él se conservan documentos importantísimos sobre las plantas medicinales y los secretos indígenas para conservar la vida sobre el planeta.Viendo el documental también sentí una gran nostalgia, porque es evidente que el hombre ‘moderno’ en su afán por conquistar todo a su paso, está acabando con este tesoro de sabiduría milenaria. En las fotografías de Schultes se ve a los habitantes de estos espacios con muchos de sus atuendos originales; en el documental de Dorado, se les ve con ropas occidentales y relojes en sus muñecas; poco a poco desaparecerán sus costumbres y tradiciones para dar paso a la maquinaria y el ‘progreso’.Ojalá hubiera cientos de Schultes, que dedicaran sus vidas a ayudarnos a hacer conciencia sobre la importancia de cuidar nuestros recursos naturales y que, como él, pudiéramos visitar estos sitios sagrados respetando y admirando sus habitantes sin el deseo de cambiar las cosas, mas bien incorporando sus conocimientos. La vida de este científico que murió en 2001 es apasionante. No vaciló en dejar su cómoda vida de profesor de Harvard para aprender de los chamanes amazónicos sobre el balance necesario para la conservación de la vida.No se queda atrás su esposa Dorothy -que tuvo una exitosa carrera como estrella de la opera de Boston con su propio programa de radio-, siempre destinando sus recursos económicos para apoyar las “locuras” de su compañero. Ella y sus hijos Neil y Alexandra han abierto cientos de folios escritos por ‘Dick’ sobre las investigaciones hechas en la selva húmeda tropical, para que el mundo entero las pueda consultar.A ‘Toño’ Dorado, felicitaciones por producir un documento de este calibre, por mostrarnos nuevamente las cataratas de Yayacopi del río Apaporis como lo hizo Schultes en el año 1952, con esa soberbia imagen de los jóvenes Macunas contemplándolas. Cataratas que fueron creadas por un soplo de un chamán que hizo un trato con los dioses. Tenemos la oportunidad de convertir a Cali en ejemplo mundial del manejo de sus aguas, apoyando el proyecto ‘Cali, ciudad de las aguas’. Y bien por Beatriz Orozco como directora del Dagma, una mujer comprometida.

VER COMENTARIOS
Columnistas