El dios mafioso de los Piraquive

El dios mafioso de los Piraquive

Enero 22, 2014 - 12:00 a.m. Por: Melba Escobar

Es una iglesia que se dice a sí misma “la empresa de Dios sobre la tierra”. Su gancho es la profecía, lo que significa que al entrar unos hombres susurran al oído de los feligreses revelaciones tan contundentes como que está casado con la persona equivocada, que va a tener una gran fortuna o debe abandonar su empleo. La iglesia o secta imparte así instrucciones existenciales en nombre del Espíritu Santo, pero también discrimina a quienes considera discapacitados, según dice la señora Piraquive en su discurso “en parte por razones estéticas”. Se pregunta uno si a esos que discriminan también se les excluye a la hora de pedir el diezmo, que como han revelado diversos testimonios, a menudo se pide a punta de amenazas: accidentes, enfermedades, miseria y desamor, pueden desaparecer del horizonte a cambio de una transacción bancaria. La iglesia, al parecer, tiene comunicación directa con Dios, así como la que tenía, por ejemplo, el bloque Centauros con Don Mario. De esta manera, es una especie de ‘intermediario’ en la administración de males y bienes, así que al que paga le acaba yendo bien, y al que no, pues supuestamente muy mal, en un modus operandi bastante similar al de las bandas delincuenciales y grupos armados al margen de la ley. No satisfecha con esto, la iglesia tiene su movimiento político, el Mira, quizá el brazo más torcido de una secta religiosa creada para enriquecer a la familia Moreno Piraquive y darles más poder a través de un discurso conservador por no decir pseudo fachista, que busca usar el miedo como herramienta de coacción. El Mira es el único partido que está adscrito a una congregación religiosa, pues en otros casos iglesias cristianas se han adherido a movimientos existentes, como la U y Cambio Radical. La decisión de independencia les ha dejado el asombroso resultado de 324.000 votos en todo el país en 2010 y tres senadores. Para permanecer en el Senado, van a necesitar 450.000 votos en las elecciones del 9 de marzo. Es así como en medio de la tensión preelectoral, aparecen las denuncias al Mira por discriminación, compra de votos, pleitos al interior del partido y, quizá lo más grave, enriquecimiento ilícito. Los Moreno Piraquive cuentan con ocho sociedades dedicadas a bienes raíces, aeroportuarios, editoriales y negocios de lavado de autos. ¿De dónde sale todo esto? Al parecer y tal como lo denuncia Óscar Bedoya Piraquive, del diezmo. Con presencia en 45 países y 850 púlpitos, esta congregación familiar fundada en Bogotá en los años 70 deja muchos interrogantes. ¿Es un movimiento mafioso que se vale de la extorsión en nombre del Señor? ¿Hay que preocuparse porque tengan una compañía de seguridad, en la que se registran 92 armas, carros blindados, escoltas, sistemas de monitoreo, seguimiento con GPS, entre otras? A lo largo de la historia, en nombre de Dios se han cometido las peores atrocidades y barbaries, tal como sigue ocurriendo hoy en Oriente Medio. Es lamentable que con la excusa de “libertad de culto”, algunas empresas como esta, puedan esquivar cualquier control tributario y legal. Como la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional Inc. habrá muchas otras proliferando en el país, y llenando los bolsillos de quienes sin duda, como los Piraquive, sí tuvieron una profecía: habla de Dios y amenázalos con el diablo, y te harás rico y poderoso.

VER COMENTARIOS
Columnistas