Los dos Gardeles

Octubre 21, 2010 - 12:00 a.m. Por: Medardo Arias Satizabal

A propósito de la Feria del Libro del Pacífico, dedicada a Argentina, he recibido la propuesta de hacer una película basada en la novela que publiqué hace diez años en España, ‘Que es un soplo la vida’, la cual cuenta el tránsito del cadáver de Carlos Gardel entre Medellín y Buenaventura, en busca de un vapor con ruta a Montevideo.Lo curioso de esta propuesta es que ya el director Carlos Palau avanza desde el pasado año en la producción de una película con el mismo tema, basada en la novela ‘La caravana de Gardel’, de Fernando Cruz Kronfly.Como la explicación acerca de esta coincidencia temática la he dado muchas veces, de manera privada y entre amigos, la hago pública ahora, para despejar dudas e incógnitas, no sólo ante la compañía productora, sino delante de la verdad.Mi novela fue finalista del Premio Nacional del Ministerio de Cultura en febrero de 1998, con un jurado integrado por el escritor español Eduardo Mendicutti, creador, entre otras, de la novela ‘Una mala noche la tiene cualquiera’, y autor estrella de Tusquets. Participé en ese certamen con el título ‘Milonga para un gorrión’. El Ministerio me hizo llegar a Estados Unidos, donde residía entonces, el concepto de Mendicutti: “Novela bien construida, cuenta la vida de Carlos Gardel desde su nacimiento hasta su muerte, y en paralelo el traslado de su supuesto cadáver; es risueña, irónica, ágil y polémica. De prosa eficaz, incorpora a la narración letras de tangos, hasta contagiarla de ese tono arrebatado, matizado por la ironía…”. El poeta Álvaro Miranda también hizo parte del jurado y manifestó: “Tiene la capacidad de resucitar a Gardel para el disfrute de la literatura…”.Meses después apareció la novela ‘La caravana de Gardel’, de Fernando Cruz Kronfly, con una temática similar, o sea, el traslado del cadáver de Gardel entre Colombia y Argentina en 1936, después de su exhumación en Medellín. Cuando me enteré de la aparición de esta obra -a la postre, mi novela finalista continuaba inédita- perdí toda esperanza de publicarla, pues resultaba obvio que al aparecer, me caería el baldón, injusto por demás, del ‘copietas’, del imitador incapaz de encontrar un tema original para una obra literaria.Fue el profesor caleño Carlos Arboleda, adscrito al Departamento de Lenguas Modernas de la Southern Connecticut State University, de Estados Unidos, quien me animó a publicarla. Él mismo puso el original en la Editorial Alcayuela de Salamanca, donde fui invitado durante varios años, como profesor residente, para dictar cursos de literatura colombiana e hispanoamericana.‘Milonga para un gorrión’ apareció entonces en diciembre de 2000 en España, como ‘Que es un soplo la vida’, el nuevo título que elegí.Esta es pues la breve historia de los dos Gardeles en la literatura colombiana. Ante quienes soslayan un plagio por parte de Cruz, quiero decirles que esto jamás pasó por mi cabeza. Creo, este tipo de coincidencias ocurren en el mundo literario. Existe, obviamente, el plagio literal, o sea, el que toma párrafos completos de una obra y la registra como propia, y el plagio temático, que es el que copia una trama y la desarrolla con un lenguaje diferente.Pero la compañía fílmica que realiza esta película, con la dirección de Carlos Palau, estuvo en libertad de tomar una de las dos novelas como base de su guión. Palau viene de realizar ‘El sueño del paraíso’, un extraordinario filme sobre la llegada de japoneses a Palmira.

VER COMENTARIOS
Columnistas