¿Es real ‘Kony’?

Marzo 22, 2012 - 12:00 a.m. Por: Medardo Arias Satizabal

Uganda, en África Central, está nuevamente en el ojo del mundo por estos días, ante la arremetida de las redes sociales contra un personaje al que llaman Joseph Kony, guerrillero creador de un ejército denominado LRA, o ‘Fuerza de Liberación del Señor’.Uganda fue por mucho tiempo titular de primera página en los años 70, con el gobierno de un militar llamado Idi Amín Dadá, quien desde Kampala, la capital de esta nación, montó un tinglado a través del cual ridiculizaba a los ingleses y a los gobiernos occidentales, con una puesta en escena que no excluía ruedas de prensa, desnudo, desde una piscina, o cooperación con secuestros masivos, acción esta última que requirió una histórica misión israelí, llevada al cine: ‘Rescate en Entebbe’, exitosa operación de comando, dirigida milimétricamente por la Mosad.De Amín se decía que era caníbal y guardaba las cabezas de sus víctimas en refrigeradores. Se le comparó luego con Bokassa, el Emperador de Bangui, República Centroafricana, al que se endilgaban no pocas excentricidades.La campaña contra ‘Kony’, tiene hoy millones de seguidores y no pocos detractores. Últimamente, una nueva oleada de usuarios en Twitter y Facebook, duda de la existencia de este ‘señor de la guerra’, por las inconsistencias que se presentan en la campaña mediática para detener a quien presentan como “el peor asesino de los últimos tiempos, mutilador y violador de niños, criminal en serie”, etcétera. La primera inconsistencia con respecto a la figura de este personaje, tiene que ver con las ideas que, aseguran, inspiran a su grupo. Se dice que su movimiento está basado en ‘los Diez Mandamientos’, algo que delante del sentido común, no tiene asidero. Los Diez Mandamientos son el decálogo más antiguo de los cristianos y propugnan básicamente por el bien común, no por el mal: honrar a padre y madre, no robar, no matar, no desear la mujer del prójimo, no fornicar, no levantar falso testimonio ni mentir… o sea, algo por lo que luchan los pueblos del mundo desde el origen. Leyes naturales de convivencia.La segunda inconsistencia atañe a la manera como ha sido difundida esta campaña en Internet, con el empleo de personajes que aparecen vestidos con lentes oscuros y traje caqui, como exploradores de safari, con un lenguaje que dista mucho de la seriedad que debe tener una campaña internacional contra un terrorista o un enemigo de la humanidad. La tercera, y quizá la más evidente tiene que ver con la personalidad de quien realizó el documental contra ‘Kony’, Jasson Russell, de una ONG llamada ‘Invisible Children’, quien recientemente fue detenido en una playa, en poses exhibicionistas. Bajo efectos del licor, anota la prensa, se masturbaba públicamente.Pero los detractores de esta campaña, se preguntan: “¿Pueden Internet, las redes sociales, crear un monstruo ficticio delante del cual el mundo se conmueva y pida justicia?”. ¿Es ‘Kony’ una farsa inventada por un par de bromistas para demostrar que los medios pueden difundir mentiras delante de las cuales las grandes masas se arrodillan sin preguntar o constatar que se trata de verdad o de falsedades bien construidas?”.Se asevera que ha reclutado por la fuerza hasta 20.000 niños, a los cuales obliga a matar a sus padres, así que si huyen, no tengan hogar cuando retornen a sus aldeas; que es “peor que Hitler”, que muchos de estos infantes son mutilados y quemados y las niñas más agraciadas, tomadas como esposas. La campaña contra ‘Kony’ -y esto quizá no es del conocimiento de las autoridades tributarias y financieras- también está captando dinero.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad