Cartago de fiesta

Cartago de fiesta

Junio 17, 2010 - 12:00 a.m. Por: Medardo Arias Satizabal

El color moreno que se da al Cristo en algunos lugares del mundo, es el mismo que reciben algunos santos, a veces por razones raciales, otras para humanizarlos y acercarlos más a los pueblos que los veneran.Sabemos de la Virgen Negra de Czestochowa en Polonia, de la Virgen Morena de Sevilla, a la que gitanos gritan “¡guapa, guapa!” entre saetas, cuando sale en las Fiestas del Rocío; de San Benito de Palermo, de San Martín de Porres, el único negro de América que nos mira desde el santoral, y nuestro ‘morenito de Buga, a quien tratamos con la confianza de los viejos amigos.Los peruanos tienen también un Cristo Negro, responsable de incontables cofradías por el mundo. Creer en los milagros del humilde Martín, en una Lima virreinal donde el único antecedente sobrenatural lo había dado Santa Rosa de Lima, fue prueba mayor para la Iglesia. Santa Rosa había hecho llover rosas sobre Lima, milagro que entonces confirmó el Papa Clemente X, con su beatificación en 1671.Aquí en el Valle del Cauca, en Cartago, quizá pocos saben que en 1808 el hidalgo Mariano Hormaza y Matute levantó un santuario barroco en homenaje a la Virgen de Guadalupe, la morenita de México, después que ella salvó la vida de su hijo moribundo. Trajo la imagen de México. No obstante un incendio que por poco destruye el templo, se conservan ahí arcos, ventanas y grabados de época. La comunidad vicentina de Cartago está ahora de fiesta, pues celebrará a partir del próximo sábado 26 de junio y hasta el 4 de julio, el Bicentenario de la llegada de su Virgen Morena. Los festejos que incluyen el cumpleaños de Colombia y los 200 años del Movimiento de Emancipación de las Ciudades Confederadas del Cauca Grande, está coordinado por el presbítero César Alberto Echeverri Delgado.El sacerdote considera un milagro el hecho de que sea el maestro Víctor Tapias, creador en las artes plásticas del ‘Color Moreno’, el autor de la Guadalupana Morena de Cartago, imagen que acaba de pintar en Miami, y que estará en la subasta programada para este 1 de julio a las ocho de la noche. Tapias abrirá una exposición regia el sábado 26 en Cartago, con el título ‘Exaltación en el arte de la Virgen de Guadalupe’. La muestra cuenta con la coordinación de Mariana Perea.Contrastan estos festejos con el escaso fervor bicentenario que se vive en Cali y el resto de Colombia. El padre Echeverri no sólo trae al gran pintor colombiano desde Miami, después de 20 años, sino que ha dispuesto una muestra filatélica, regatas, conciertos de rock, marimba y guitarra, desfile folclórico colombiano, escuelas de salsa de Cali, la Banda Show Ciudad de Medellín, y la exposición de arreglos florales titulada ‘Un altar para la Virgen María, emperatriz de América’. Colombia necesita sacerdotes así, curas entusiastas, comprometidos con la comunidad y con la historia del país. Logró animar a todas las fuerzas vivas de Cartago, y el resultado es este programa de lujo.Tapias, maestro de la Universidad Nacional, discípulo de Umberto Giangrandi y profesor de grabado de Alejandro Obregón, lleva al Pacífico colombiano por el mundo. Nació en Buenaventura y en Cali tuvo la tutoría fraternal de Ángel María Borrero, a quien considera un padre. Parte de su último trabajo creativo, tocado siempre por una mística, tiene que ver con la aparición de ángeles. En muchas casas de la península de Florida están hoy ‘Las puertas de Tapias’, en las que ha pintado serafines y querubines en plan de visita. Pintó también, recientemente, a las hijas de Barack Obama, como un regalo de Colombia a la Casa Blanca.

VER COMENTARIOS
Columnistas