Arte en el Puerto

Arte en el Puerto

Marzo 21, 2018 - 11:50 p.m. Por: Medardo Arias Satizabal

Para los primeros quince días de agosto el notable bailarín bonaverense Fernando Montaño, del Royal Ballet de Londres, prepara una Gala Benéfica en Cali, la primera, para construir la Escuela de las Artes en Buenaventura, su gran sueño.

El terreno ya le fue adjudicado, en cercanías del Seminario San Buenaventura, y para ello Montaño quiere convocar la presencia en Cali del príncipe Carlos de Inglaterra, Lady Gabriella Windsor y el príncipe Michael de Kent, entre otros miembros de la familia real británica, para apoyar este noble fin.

Tiene como aliados en la realización de la gala, al diseñador de modas, también de Buenaventura, Edwing D’Angelo, residente en Nueva York, a la comunicadora social y gestora cultural Karoll Arroyo, porteña egresada de La Sapienza, Universidad de Roma, a la editora de ‘My Lifestyle Magazine’ de Nueva York, Elizabeth Ortiz, al ingeniero Édgar Arroyo, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional en Medellín, y la bailarina y coreógrafa Natalia Rentería.

Estos representantes notables de Buenaventura se unen para llevar a buen puerto este fin, avalado inicialmente por el gobierno nacional dentro del plan ‘Buenaventura 2040’.

La idea de Montaño está centrada en los niños del puerto, a quienes quiere proveer de una escuela que ofrezca danza clásica, artes plásticas, poesía, música, dramaturgia, artes audiovisuales, y donde sea posible, así lo confirma, “que aprendan inglés, porque hoy es fundamental para cualquier artista conocer este idioma que tiende puentes con el mundo”.

La Escuela de las Artes de Buenaventura tiene inicialmente el apoyo del British Council, y con la idea arquitectónica de una institución inglesa vista por Montaño, el arquitecto Édgar Arroyo ofrece su concurso para trabajar inicialmente en la maqueta de lo que será este foro de cultura en el litoral Pacífico.

La vida de Fernando Montaño, a quien su madre retiró de una academia de baile donde le enseñaban tango, y lo llevó directamente al conservatorio de Cali donde obtuvo las mejores notas, será conocida en un libro autobiográfico que prepara una de las editoriales más famosas de Europa. Para subsistir en Cuba, donde obtuvo una beca, bajo el magisterio de Alicia Alonso, su familia debió hipotecar la casa. En Italia sobrevivió un tiempo escondido en un convento donde Venus, su amiga cubana, le hizo espacio, sin que las religiosas se enteraran. Todas estas peripecias de quien es reconocido hoy como una de las figuras más representativas de Colombia, serán llevadas también al cine.

Montaño vuela hoy sobre los escenarios del mundo, con unas alas que le proveyó la pobreza, la inspiración y una disciplina de hierro. Quiere ayudar, de la misma manera que recibió apoyo cuando lo necesitaba.
Entre las celebridades y socios internacionales que convocará Edwing D’Angelo desde la Fundación de Amigos de Buenaventura, figuran Jamie Foxx, Taraji P. Henson, Tyra Banks, Kehinde Wiley y Fernando Velasco.

La idea de una escuela artística en Buenaventura, un conservatorio, siempre ha estado presente en las mentes más brillantes de esta ciudad. El obispo Gerardo Valencia Cano sembró la semilla con la Escuela de Artes y Oficios, pero esta devino sólo en una escuela de artesanos, pues proyectarla hacia el arte propiamente dicho, requería de contratación de docentes en Cali.

Hoy, la realidad tiene cambios, y Buenaventura puede abrir este espacio y camino para muchos jóvenes que desean ser músicos, bailarines, productores de cine, pintores, escritores.

“Me emociono tanto que a veces lloro cuando la gente de Colombia se acerca a saludarme”, dice Montaño, y acota: “A los colombianos nos hace falta estar más conectados con los artistas. Hemos vivido 50 años de guerra, pero siempre en la historia de la humanidad son los artistas los que mantienen vivo el espíritu del pueblo”.

Sigue en Twitter @cabomarzo

VER COMENTARIOS
Columnistas