Vendepatrias y mentirosos

Vendepatrias y mentirosos

Septiembre 17, 2017 - 06:35 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

No podían ocultar su cara de satisfacción. En las entrevistas radiales la voz se les notaba emocionada, pues habían logrado su objetivo de desprestigiar al país para desacreditar al gobierno Santos y ganar puntos para sus campañas electorales.

Me refiero a la reacción de los dos expresidentes, el de los falsos positivos y el del Caguán, frente a las irrespetuosas amenazas de Trump de “descertificar” a Colombia dizque por haber fracasado en la lucha contra el narcotráfico. Habían logrado lo que buscaban con sus cartas y sus contactos con el Congreso y al Gobierno norteamericano, sin importarles las consecuencias negativas para el país.

Lo que han hecho estos dos personajes es poner sus intereses electoreros y sus odios personales por encima de la suerte del país. Los partidos por encima de la patria, es la consigna retorcida de los vendepatrias.

Lo peor de todo es que justifican sus infamias con mentiras. Con descaro han dicho toda clase de falsedades en sus declaraciones, sin que ninguno de sus entrevistadores se haya atrevido a aplicarles el detector de mentiras para controvertirlos.

Veamos por ejemplo las patrañas que dijo en la entrevista que le hicieron en La W el expresidente del Caguán. Dijo que se había suspendido la fumigación con glifosato como una concesión a las Farc y que esa era la causa del aumento de cultivos ilícitos. Doble mentira. La decisión de no fumigar se tomó por razones científicas y jurídicas, y el aumento de los cultivos tiene otras explicaciones que ya he analizado.

Dijo que Samper le había entregado el país con 180.000 Has. de coca y que él las había reducido a 90.000. Mentira. Según datos del Simci de las Naciones Unidas, en diciembre de 1997 había 79.000 Has. de coca. Fue en su gobierno cuando aumentaron, a 102.000 en 1998 y al máximo que ha tenido el país -163,000- en el 2000 como resultado del sometimiento a las Farc en el Caguán. Al final de su gobierno solo las redujo a 120.000.

Para defender a su nuevo mejor amigo, dijo que en el 2010 se había reducido el aérea de coca a 40.000 Has. Otra mentira. Al final del gobierno de la seguridad democrática todavía había 85.000 sembradas. En su inquina contra el presidente y el vicepresidente no mencionó que la mayor reducción de cultivos ilícitos se logró en el primer período de Santos, al final de los 5 años de Óscar Naranjo como director de la Policía, pues en el 2012 se llegó al mínimo histórico de 49.000 Has.

Para echarle más agua sucia al país dijo que el fracaso en la lucha contra el narcotráfico era responsabilidad de Colombia pues Estados Unidos sí estaba reduciendo el consumo. Otra doble mentira, porque allá sigue aumentando la demanda de cocaína, y porque el éxito contra el narcotráfico no se mide solo por el área sembrada sino por la cocaína incautada. En la épocas del Caguán, con 180.000 Has. sembradas solo se incautaban unas 25 o 30 toneladas anuales, mientras que el año pasado se incautaron 384 toneladas. Colombia sigue luchando contra el narcotráfico.

Además de vendepatrias son mentirosos.
***
Adenda: Tiene toda la razón Humberto de la Calle cuando afirma que sería un suicidio del liberalismo no escoger su candidato este año para participar en una consulta interpartidista en las elecciones parlamentarias del año entrante. Más aún sería un suicidio colectivo de todos los sectores progresistas si no se unen para ir con un solo candidato a la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

VER COMENTARIOS
Columnistas