Transporte público en retroceso

Transporte público en retroceso

Enero 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

El transporte público de pasajeros en las principales ciudades colombianas está sufriendo un lento pero constante declive. Esa es la conclusión que se desprende de las cifras presentadas en la encuesta trimestral de transporte urbano de pasajeros que realiza el Dane.En efecto, en el tercer trimestre del 2013 el número de pasajeros movilizados por las empresas de transporte legalmente constituidas en los 53 municipios más grandes del país fue de 997 millones, mientras que en el mismo período del 2007 se habían movilizado 1.080 millones de pasajeros. Es una caída del 7%, que en realidad es mucho más significativa si se recuerda que en estos 6 años la población urbana colombiana creció cerca del 10%.La notable excepción a este retroceso es Bogotá, donde hasta el 2011 también venía cayendo el número de pasajeros, pero en los dos últimos años aumentó un 8% hasta llegar a 447 millones de pasajeros, que ya representan el 45% del total movilizado en el país, mientras que hace seis años solo eran el 40%.En otras áreas metropolitanas la historia es diferente. En Medellín, con Metro y todo, solo ha caído 1% el número de pasajeros movilizados, mientras que en Barranquilla la caída es del 20% y en Cali y Bucaramanga se ha desplomado cerca de un 30%.Llama la atención que en Barranquilla se movilicen 75 millones de pasajeros mientras que en Cali, con casi el doble de la población solo lo hagan 63 millones. También es sorprendente que Medellín y su área metropolitana con 175 millones de pasajeros casi triplique a Cali.Si la población crece y las ciudades se extienden, el menor uso del transporte público legal se explica por dos causas: de una parte la proliferación del transporte informal o pirata, incluido el mototaxismo y de otra, un mayor uso de medios privados de transporte: autos, bicicletas y sobretodo motos.El caso de las motos es impresionante. Según la Asociación de ensambladores de motos, entre el 2005 y el 2012 el número de motos registradas pasó de 1,8 millones a 4,8 millones, y hoy representan más de la mitad del parque automotor del país. Además, en el último año el 72,5% de los nuevos motociclistas las adquirieron como ‘medio de transporte principal’.La cifra puede ser exagerada pues según Fasecolda en el 2012 “solo” se expidieron 2,6 millones de pólizas de Soat para motos (o más grave aún, el 40% de las motos estarían circulando sin el seguro obligatorio), pero aún con esta cifra reducida se puede estimar que en un trimestre las motos le quitan al transporte público unos 300 millones de pasajeros pagos.La pérdida de participación del transporte público frente al privado contribuye al caos urbano, al colapso de la movilidad y al deterioro de la calidad de vida en las ciudades, además de incrementar el consumo de combustibles que contaminan el ambiente.Desde el punto de vista económico, es un desperdicio de las multimillonarias sumas que se están invirtiendo en los sistemas integrados de transporte masivo (Sitm) que, con excepción de Bogotá, no han podido llegar a la demanda esperada de pasajeros.Es una contradicción evidente de las políticas públicas que buscan fortalecer los Sitm, pero al mismo tiempo dan todos los incentivos de precios, aranceles, facilidades de crédito y reducción del precio de la gasolina para estimular los medios de transporte privado. Es hora de tomar decisiones pues el Estado no puede dar señales equívocas y seguir incentivando los dos modelos de transporte.

VER COMENTARIOS
Columnistas