Por la paz y mucho más

Mayo 18, 2014 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

Mockus con su Alianza Social Independiente, y los Progresistas de Petro han tomado la decisión de votar por el presidente Santos en las próximas elecciones. En ambos casos la razón principal es apoyar el proceso de Paz ante la amenaza de que el uribismo regrese al poder y vuelva a buscar la derrota militar de la guerrilla que no pudo lograr en 8 años de guerra total.Lo más significativo de estas adhesiones es que se trata de dos movimientos que han sido grandes críticos de Santos, y que no renuncian a esas críticas. “Apoyo a Santos desde una independencia radical” dijo Mockus. El representante de los progresistas, Guillermo Alfonso Jaramillo, dijo que sigue criticando al Presidente en muchas cosas pero lo defiende porque ha despolarizado el país y le está apostando a la paz y la reconciliación; por eso cambio su decisión de votar en blanco.Creo que es una decisión correcta, y aunque estaba inclinado a votar por Clara López en la primera vuelta, también he cambiado mi posición y votaré por Santos. Primero, porque creo que las negociaciones con la guerrilla son el mejor camino para lograr la Paz, pero también por otras razones que pesan más que los desacuerdos que tengo con el modelo económico del gobierno y la repulsión que me produce la politiquería y el clientelismo que ahora llaman mermelada.Lo que está en juego en las próximas elecciones no es solo el proceso de Paz, es la vigencia del Estado Social de Derecho y el respeto a las instituciones. Si vuelve al poder el expresidente del Ubérrimo, con la fachada de Zuluaga, nos espera un “gobierno de venganzas, una especie de inquisición, una etapa política en la que se va a perseguir a periodistas, políticos y magistrados”, dijo con mucho acierto el expresidente Gaviria.El mismo temor lo comparten los sindicalistas: para la CUT una victoria de Zuluaga “Sería lo más nefasto para el país que volviéramos a las persecuciones contra la oposición, las cortes, el movimiento sindical (…) lo que podría significar un recrudecimiento de la violencia, en particular contra el movimiento sindical y contra la oposición democrática”.En materia económica y social también hay mucho en juego. El programa de Santos mantiene ideas neoliberales y un enfoque aperturista con el que no estoy de acuerdo, pero también tiene propuestas progresistas y socialdemócratas que son un gran avance en materia de equidad frente al modelo pro-ricos y anti trabajadores que promovió Zuluaga como Ministro de Hacienda del anterior gobierno.Santos tuvo el coraje de romper el huevito de la confianza inversionista, por ejemplo, acabando la feria de los títulos mineros y recortando algunas de las muchas gabelas tributarias a las grandes empresas. También ha hecho avances en los derechos de los trabajadores y la promoción del trabajo formal, como el control a las famosas cooperativas. Lo más importante, está empezando a hacer justicia a las víctimas y a devolverles la tierra usurpada por los paramilitares; no es la revolución agraria, pero si es una mejoría en la distribución de la propiedad de la tierra a la que se opone el Centro Democrático.***Coletilla: Otra importante razón para votar por Santos es que acabará con la funesta figura de la reelección presidencial. Zuluaga mantendría el articulito para quedarse ocho años o, lo que es peor, impulsaría a punta de mermelada una nueva reforma para permitir el tercer período del expresidente que le compró a Yidis y Teodolindo los votos para su primera reelección.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad