Industria y clase media

Industria y clase media

Agosto 25, 2013 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

El crecimiento de la clase media en Colombia es un hecho tan destacado que fue el tema central de la pasada asamblea anual de la Andi. La industria mira con mucha expectativa e ilusión este cambio socioeconómico porque se espera que el aumento de los ingresos de millones de colombianos conlleve un aumento de la demanda de los bienes y servicios producidos por las empresas y, como ha pasado en otros países, acelere el crecimiento del sector industrial.Sin embargo, aquí la realidad ha sido muy distinta. En los años en que las estadísticas oficiales registran una mayor reducción de la pobreza con el consiguiente aumento de la clase media, el comportamiento de la industria ha sido desastroso, pues no ha crecido y ha destruido empleo.Según el DNP desde el 2007 la población en situación de pobreza bajó del 42% al 32%, lo que significa que cerca de cinco millones de personas se sumaron a la clase media, conformada por hogares con ingresos mensuales entre dos y ocho millones de pesos. En el mismo período la encuesta del Dane muestra que la industria decreció 1% y el empleo en el sector cayó 7%.Se podría cuestionar la metodología del DNP para medir la pobreza, pero lo cierto es que en el quinquenio las cifras del Dane muestran que el consumo de los hogares creció un 21% y las ventas del comercio minorista, sin combustibles, se incrementaron un 31%. Es decir que si ha habido un aumento en los ingresos de los hogares y un cambio en los patrones de consumo, pues ahora la gente compra más carros, motos y electrodomésticos; más servicios como Internet, telefonía celular y turismo, así como alimentos de mejor calidad y vestuario de mayor diversidad.¿Por qué la industria colombiana no se ha beneficiado de esa bonanza y por el contrario se ha estancado? La explicación es tan simple y evidente que sorprende la terquedad de las autoridades en no reconocerla: la razón del descalabro de la industria ha sido la funesta combinación de Apertura hacia Adentro con Revaluación del peso.No es casualidad sino causalidad que en los últimos cinco años las importaciones de bienes de consumo hayan crecido 90%, y que en la última década su crecimiento haya sido 485%. La clase media se ha expandido, los colombianos están comprando más bienes y servicios y los almacenes venden más, pero no productos colombianos sino traídos de todas partes del mundo. Esa es la que el presidente de la Andi elogia como la “acertada política de internacionalización colombiana”.Las cifras más recientes del Dane confirman este diagnóstico. En junio la producción industrial cayó 5,5% respecto del mismo mes del año anterior, mientras que las ventas del comercio subieron 4,1%. De nuevo no es casualidad, sino que los dos comportamientos están conectados por la tasa de cambio que abarata las importaciones de bienes de consumo que crecieron 4,1% en el semestre, mientras que las de materias primas para la industria cayeron 3%.El crecimiento de la clase media solo beneficiará a la industria y a la agricultura colombianas si cambia la actual política de comercio exterior.***Adenda: ¿Pastrana está con el gobierno o en la oposición? Ahora critica a Santos, se opone a su reelección y dice que está más cerca de su antiguo enemigo, el expresidente Uribe. Pero al mismo tiempo presiona y pelea para que ministerios y otros altos puestos oficiales les sigan escriturados a sus copartidarios conservadores. Eso es clientelismo y doble moral.

VER COMENTARIOS
Columnistas