Frenazo de las locomotoras

Junio 24, 2012 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

El vergonzoso espectáculo de los congresistas legislando a su favor en la reforma para la injusticia muestra que en Colombia la locomotora de la impunidad avanza a toda marcha. Por el contrario las locomotoras económicas que debían impulsar el crecimiento y el desarrollo tuvieron un duro frenazo el primer trimestre del año, según las cifras del PIB reveladas por el Dane.La versión oficial, amplificada por los medios, es que sólo se trata de un aterrizaje ‘suave’ porque la tasa de crecimiento anual del PIB en el primer trimestre fue de 4,7% mientras que en enero-marzo del 2011 había sido de 5,1%. Una disminución muy pequeña que no debería calificarse como frenazo. El problema con esta medición es que mezcla el comportamiento de la economía en los tres últimos trimestres del año pasado, que fue muy bueno, con el del primer trimestre, que fue muy malo, y no permite apreciar el cambio de tendencia.Pero hay otras formas de mirar las estadísticas que llevan a conclusiones diferentes. La mejor para ver los cambios de tendencia en la economía es la que usan en Estados Unidos. Allá el análisis se hace con la tasa de crecimiento trimestral; es decir, no comparan el PIB de un trimestre con el mismo período del año anterior, sino contra el trimestre inmediatamente anterior.En nuestro caso el incremento del PIB del primer trimestre del año frente al período septiembre-diciembre de 2011 fue de solo 0,27%. Si se recuerda que en el primer trimestre del 2011 esa tasa de crecimiento había sido de 1,6%, -es decir 6 veces mayor- sí se puede afirmar que ha habido un abrupto cambio de tendencia.En Estados Unidos, para hacer más completo el análisis, anualizan la tasa de crecimiento trimestral, es decir la multiplican por 4 para estimar el ritmo anual de crecimiento de la economía. Con esa metodología se ve que la economía colombiana empezó el año creciendo a una tasa anual de solo el 1,1%, mientras que el año pasado estaba creciendo al 6,6% anual. Se trata de un frenazo en seco que se acerca a los límites de la recesión.Cuando se miran los componentes del PIB con la misma metodología, se observa que la demanda interna continua creciendo a un ritmo satisfactorio (4,3% anual) y que el pedal del freno está en el sector externo. La caída de los precios internacionales de las materias primas, por la crisis financiera mundial, está reduciendo la bonanza de exportaciones, mientras que la nefasta revaluación del peso sigue haciendo perder competitividad a los productores colombianos afectando a las exportaciones y estimulando las importaciones.En efecto, la locomotora de las exportaciones casi se detiene, pues en el trimestre sólo crecieron un magro 3%, mientras que el año pasado lo habían hecho el 47,2%. Por su parte, las importaciones continúan creciendo más que la demanda interna (6%), lo que quiere decir que buena parte de las compras de los hogares las empresas son de productos importados, poniéndole otro freno al crecimiento.* * *Adenda 1: El senador Juan Manuel Galán dijo que Uribe se lavaba las manos como Pilatos frente a la acusación de nexos con el narcotráfico de varios de sus protegidos, como el general Santoyo. Tiene toda la razón, pero hay que recordar que en estos casos lo más grave no es lavarse las manos sino tenerlas sucias.Adenda 2: Muchos liberales del Valle no nos sentimos representados en las componendas electoreras y las repartijas burocráticas que han hecho las directivas nacionales y regionales del Partido; por eso en las próximas elecciones para gobernador votaremos en blanco.

VER COMENTARIOS
Columnistas