¿Es inútil la devaluación?

¿Es inútil la devaluación?

Marzo 22, 2015 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

La devaluación del peso no era la solución para las exportaciones colombianas ni para la industria nacional, andan diciendo quienes añoran un dólar por debajo de $2.000. Como prueba de su afirmación citan los malos resultados del comercio exterior y la industria manufacturera del primer mes de este año.A pesas de acumular una devaluación de cerca del 25% en el último año, a las exportaciones les fue muy mal en enero pues cayeron 40%, y aunque el derrumbe del precio del petróleo explica buena parte del deterioro, no fue el único sector afectado pues las ventas de productos industriales cayeron 7% y las agrícolas con excepción del café fueron 6% menos que el año pasado.Por su parte las importaciones todavía no se frenan pues las agropecuarias crecieron 18% y las manufactureras 5,5%, Como resultado se incrementó el déficit en el comercio exterior de estos dos sectores, pasando de 2.700 a 3.000 millones de dólares. Si se incluyen los combustibles, pasamos de un pequeños superávit de 190 millones de dólares el año pasado a un déficit de 1.800 millones de dólaresLa producción industrial también empezó el año mal con una disminución de 2,5% respecto del año anterior, siendo una situación generalizada en el sector pues de 39 líneas industriales 23 registraron caídas en la producción. Preocupantes las caídas en subsectores como productos de cauco (-31%), vehículos (-24%), vidrio (-20%) o hilatura y textiles (-13%).Entre las muchas la razones que explican esta aparente inutilidad de la devaluación para equilibrar el comercio exterior y para estimular a los productores nacionales se pueden señalar dos: primera, el comportamiento de la tasa de cambio de las monedas de nuestros socios comerciales y competidores y, segunda, la inercia de los procesos económicos y el rezago de la respuesta del comercio y la producción a los cambios de precios.Como nuestro comercio no es solo con Estados Unidos, ni nuestros competidores son únicamente las empresas de ese país, el hecho de que el precio del dólar haya subido más de 25% no es suficiente para corregir el desequilibrio cambiario. En efecto, si se mira el Itcr que el índice de la tasa de cambio ponderada del peso frente a las monedas de nuestros socios comerciales se ve que solo ha subido 10% en el último año, y que todavía está por 30% debajo (es decir revaluado) de los niveles que alcanzó en el 2003.Lo que ha pasado es que otras monedas también se han devaluado frente al dólar, de manera que al compararnos con otros países no hemos mejorado mucho. Por ejemplo, el euro ha caído de 1,40 a 1,05 por dólar, de manera que los exportadores colombianos que recibían $3.000 pesos por euro hace una década, hoy solo reciben $2.800.En el mismo período la tasa de cambio frente al real brasileño se ha revaluado pasando de $1.000 a $860 por real, y todavía peor frente a México que pasó de $210 a $165 por peso mexicano, es decir una revaluación del 21%.La explicación de por qué el daño de 10 años de revaluación no se corrige con un año de devaluación queda para otra oportunidad.***Coletilla: Aplausos para la Junta del Banco de la República que le llevó la contraria a la mayoría de los analistas que esperaban que aumentara sus tasas de interés. Es una decisión sensata que muestra que les preocupa más la desaceleración del crecimiento económico que un aumento transitorio en la tasa de inflación.

VER COMENTARIOS
Columnistas