Dólar a $2.000

Diciembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

Aunque dicen que el campeonato de la estupidez y la estulticia humana se lo pelean entre quienes pronostican el valor del dólar y aquellos que les creen, información reciente sobre algunos aspectos de la economía nacional y mundial permite arriesgarse a hacer vaticinios muy confiables sobre la tasa de cambio.Con una alta probabilidad se puede afirmar que el precio del dólar en diciembre del 2016 va a estar cercano a los $2.000, corrigiendo así la aguda devaluación que tanto perjudicó a los consumidores y a los importadores este año. Son varias y contundentes la razones que sustentan este pronóstico.En primer lugar porque el precio del petróleo ya tocó fondo y debe empezar un proceso de recuperación que lo debe llevar alrededor de los 60 dólares por barril. No es la bonanza de hace unos años, pero sirve para aliviar de manera significativa tanto el déficit externo como las finanzas de Ecopetrol y, por lo tanto, las del Estado.En segundo lugar, la Junta del Banco de la República finalmente se convencerá que la devaluación le impide cumplir sus metas de inflación y saldrá a vender divisas de manera masiva para presionar el precio del dólar a la baja. Además, siguiendo su mandato constitucional de controlar la inflación a cualquier costo, continuará subiendo sus tasas de interés, lo que elevará la rentabilidad de las inversiones en Colombia y atraerá abundantes flujos de capitales.Por supuesto eso afectará el crecimiento del PIB que solo llegará al 2% (1% menos de lo esperado) y la tasa de desempleo aumentará al 11%. Pero como la inflación bajará de 7% para ubicarse en la meta del 3%, Anif apoyará al Banco porque en su Índice de Sufrimiento Macroeconómico los cuatro puntos de reducción de la inflación suman más que 1 punto menos de crecimiento y 2 puntos más de desempleo.También el Ministro de Hacienda contribuirá a que aumenten los ingresos de dólares y baje su precio. De una parte porque logrará su objetivo de vender esa empresa que le genera tan pocas utilidades que es Isagen a algún inversionista extranjero al que no le interese la generación de utilidades sino la de energía.De otra, porque para poder colocar más TES y con menor tasa de interés continuará bajando los impuestos a los capitales golondrina; hace dos años los bajó al 14% y ahora los eliminará completamente, de manera que Colombia pueda competir con esos paraísos fiscales que tampoco cobran impuestos a los inversionistas extranjeros.Para compensar la avalancha de ingresos de dólares y evitar que el dólar caiga por debajo de los $2.000 el gobierno volverá a estimular las importaciones bajando los aranceles que las encarecen, en particular los de aquellos productos que hoy tiene una protección excesiva que solo favorece a los ineficientes productores colombianos y perjudica a los indefensos consumidores.El dólar barato permitirá que otra vez aumente el bienestar de los consumidores (por lo menos de los que tengan ingresos) los almacenes volverán a estar rebosantes de productos importados, los carros y los televisores serán más baratos y se podrá volver de vacaciones a Miami y a Europa sin visa. Los empresarios se apretarán un poco, pero podrán importar maquinaria más barata para modernizar sus industrias y bajar los costos laborales y parafiscales que hoy no los dejan competir.Coletilla: Esta columna fue escrita para ser publicada el 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes; pero si usted amable lector la está leyendo un día antes, entonces el periódico le anticipó la celebración.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad