Disminuyen la pérdidas del BR

Disminuyen la pérdidas del BR

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por: Mauricio Cabrera Galvis

De manera sigilosa, pues ni siquiera lo publicó en sus minutas, la Junta Directiva del Banco de la República (BR) corrigió una clara contradicción que tenía la contabilidad del Banco, y sin querer queriendo le dio un regalito de Navidad al Gobierno pues le va a ayudar a disminuir el déficit fiscal en $1,5 billones. El Gobierno aceptó el regalo y lo protocolizó en el decreto 2386 de diciembre de 2015.La contradicción que corrigió la Junta fue la que señalé en esta misma columna en mayo del año pasado, que existía una asimetría en la forma de contabilizar el efecto de los ajustes cambiarios sobre el valor en pesos de las reservas internacionales, por la cual no mostraba sus utilidades verdaderas sino por el contrario unas pérdidas que aumentaban el déficit fiscal.En los estados financieros del BR aparecen pérdidas por $1,8 billones a noviembre de 2015, y por $1,1 billones en el 2014, pero no son ciertas. Si la contabilidad del BR siguiera las normas contables internacionales (NIIF) mostraría sus verdaderas utilidades que fueron $21,3 billones en 2014 y $34 billones en 2015.¿De dónde vienen esas utilidades? Simplemente de valorar a precios de mercado -como lo haría cualquier empresa- sus activos en dólares como son las reservas internacionales. Como el precio del dólar en este período pasó de $2.000 a $3.200, el valor en pesos de los 46.000 de dólares de las reservas pasó de 92 a 147 billones de pesos. Sin embargo, de acuerdo a sus estatutos y en contra de las Niif, el BR no registra esta valorización como un ingreso en el P y G sino que lo contabiliza como un superávit que le aumenta el patrimonio pero no las utilidades, y así no las tiene que entregar al Gobierno.El valor de las reservas tiene otro ajuste cambiario porque parte están invertidas en monedas de países como Canadá o Australia, que el año pasado se devaluaron frente al dólar, lo que disminuyó su valor en pesos en unos $1,5 billones. Ese ajuste negativo si lo registraba el BR como un egreso en su P y G y no como una disminución de su superávit patrimonial generando una pérdida que tiene que cubrir el Gobierno aumentando el déficit fiscal.La Junta decidió corregir esa asimetría y el gobierno cambió los estatutos del BR con el decreto 2386, pero lo hizo por el lado equivocado pues en lugar de ajustarse a las Niif para que todos los ajustes cambiarios se contabilizaran como ingresos o egresos, lo que hizo fue ordenar que todos se llevaran al superávit patrimonial.Con la nueva norma se van a disminuir las ‘pérdidas’ contables del Banco en $1,5 billones. Es un paliativo para el gobierno que reducirá su déficit fiscal en esa misma cuantía, pero sigue siendo una contabilidad equivocada.Corregir este error contable no implica que el gobierno pueda usar esas utilidades cambiarias para sus gastos. Eso sería repetir el error de la Cuenta Especial de Cambios en los años 80 y disfrazar el déficit fiscal. Con la mayor parte de esas utilidades se debe a constituir una reserva para proteger el patrimonio del BR de las pérdidas que se producirían en el caso de una revaluación del peso.Pero con solo el 10% de ese patrimonio improductivo, el gobierno tendría los $6.3 billones que necesita para capitalizar la Financiera de Desarrollo Nacional y poder financiar las carreteras de 4G, en lugar de tener que vender Isagen, que si es un activo productivo.

VER COMENTARIOS
Columnistas