Un gran desafío

Un gran desafío

Octubre 18, 2010 - 12:00 a.m. Por: María Eugenia Lloreda

Colombia registra uno de los índices de exportaciones de servicios per cápita más bajos de América Latina. Consciente de ello, y del crecimiento vertiginoso del sector a nivel mundial, el Gobierno Nacional tiene el desafío de convertir a Colombia en un país con vocación hacia los servicios, duplicando sus exportaciones en los próximos cuatro años. En este contexto, adquieren cada vez mayor relevancia los servicios de tercerización o outsourcing internacional, actividad con gran potencial, pero que en nuestro país se ha limitado a atender el mercado doméstico y a operaciones de bajo valor agregado.El outsourcing internacional consiste en la subcontratación de soporte tecnológico, procesos de negocio o investigación y desarrollo de productos a un proveedor externo instalado en otro país, en busca de mano de obra y menores costos operativos. Existen tres categorías de outsourcing: ITO, que consiste en la subcontratación de funciones relacionadas con las tecnologías de la información en materia de infraestructura y aplicación; BPO, referente a la tercerización de procesos administrativos de las empresas; y KPO, que corresponde a la subcontratación de procesos de alto valor agregado en temas de investigación, análisis, desarrollo, ingeniería y diseño. Colombia cuenta con grandes ventajas competitivas para estos servicios: población joven, ubicación geográfica, zona horaria, español con acento neutro, salarios y costos inmobiliarios bajos, impuesto de renta competitivo, abundante mano de obra calificada, y una de las legislaciones laborales más flexibles de Latinoamérica.¿Tiene Cali oportunidades en este sector? Es de las ciudades más atractivas gracias a su infraestructura de telecomunicaciones, la calidad de su sistema educativo y una oferta inmobiliaria de bajo costo, cercana a las universidades y centros de investigación. Sin embargo, los niveles deficientes de bilingüismo y la falta de incentivos tributarios, y alianzas público-privadas le restan competitividad en la atracción de inversión extranjera.Cali tiene el desafío de cautivar al sector de tercerización a corto plazo. Para ello debe ser consciente de la limitante en idiomas, y enfocarse en empresas de servicios dirigidos a los hispanoparlantes en Estados Unidos, y a la población latinoamericana en general. A su vez debe apostarle a servicios de mayor valor agregado, como la investigación y el desarrollo para la industria farmacéutica, los cuales pagan mejor y, por ende, atraen la mano de obra calificada y bilingüe. Para lograr lo anterior se necesita ante todo la voluntad y el esfuerzo conjunto del Gobierno Municipal, la empresa privada y la academia. Otorgar incentivos tributarios (predial e industria y comercio); imponer el bilingüismo en todos los colegios públicos y privados; construir un gran parque tecnológico de servicios; enfocarse en nichos especializados y reforzar programas educativos en esos nichos; así como el compromiso de la academia en investigación y desarrollo, son algunos factores decisivos para lograr convertir a Cali en un polo de atracción de servicios de outsourcing internacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas