“La receta de la felicidad”

Septiembre 06, 2010 - 12:00 a.m. Por: María Eugenia Lloreda

Al principio pensé que era una broma, pero poco a poco caí en la cuenta que hablaba en serio. Nos iba a dar la tan anhelada receta mediante la cual todos los seres humanos pueden ser felices. El auditorio estaba atento, al fin y al cabo esa era la razón por la cual muchos estaban ahí, una búsqueda espiritual cuyo objetivo final es precisamente la esquiva felicidad.El conferencista era Deepak Chopra, médico alternativo que ha logrado conjugar los principios de la ciencia moderna con la filosofía oriental en aras de la sanación mente–cuerpo. Estuvo dos días en Cali, en el marco del seminario Exposer junto con expertos nacionales e internacionales, reflexionando sobre el ser humano y la espiritualidad. Después de escuchar a la mayoría, la receta termina siendo muy similar.Según Chopra la felicidad equivale en un 50% a predisposiciones mentales, 10% a las condiciones de vida y 40% a decisiones voluntarias. La mente está predispuesta genética y ambientalmente desde la temprana infancia. Si nuestros padres fueron personas negativas o depresivas y ese fue el ejemplo en el hogar, seremos más propensos a repetir los mismos comportamientos. Por eso existen personas más positivas que encuentran oportunidades donde otras sólo ven obstáculos. La buena noticia es que por medio de la meditación y una reflexión profunda sobre nuestros limitantes mentales se puede superar esta predisposición.Por otra parte, las condiciones de vida no parecen ser tan determinantes para la felicidad. Es necesario tener la solvencia económica suficiente para vivir decentemente, pero tener mucho dinero no hace al ser humano más feliz sino esclavo de lo material. Y finalmente están las decisiones voluntarias, aquellas que traen placer y sólo brindan una sensación de felicidad pasajera, y otras que conllevan a la realización personal, bien sea porque se compaginan con el significado y propósito de nuestras vidas o son una manifestación de nuestra creatividad. Esto sin embargo no significa que somos felices solamente cuando hacemos lo que nos gusta, sino cuando nos gusta lo que hacemos.Pero Chopra es consciente que la fórmula no es tan sencilla, pues los seres humanos somos propensos a una infelicidad existencial; podemos estar bien pero nos preocupa que mañana no seamos felices. Vivir a consciencia, es decir, en el presente, sin añorar el pasado, ni preocuparnos por el futuro, es el camino para vencer esta condición humana. Igualmente es esencial un equilibrio entre los diferentes aspectos de nuestras vidas: profesional, social, financiero, emocional, comunitario, espiritual y físico.En el aspecto físico se encuentra la salud como factor fundamental. Según Chopra, nuestro sistema inmunológico escucha la mente constantemente y reacciona a las señales que ésta le manda. La mente no sólo se encuentra en el cerebro, sino en todas las células del cuerpo; cualquier pensamiento negativo las afectat y puede llevar a la enfermedad. Una mente positiva y la paz interior son entonces fundamentales para una buena salud.En últimas, somos los dueños de nuestra propia felicidad. Dependerá de cómo abordemos los acontecimientos que nos suceden en la vida, si les damos un matiz positivo o negativo y los transformarnos en vivencias enriquecedoras o en obstáculos inamovibles. La anhelada receta se encuentra dentro de nosotros mismos, en nuestra capacidad de ser felices en las circunstancias actuales, así éstas no sean las más propicias.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad