Bienvenido Chávez

Bienvenido Chávez

Julio 12, 2010 - 12:00 a.m. Por: María Eugenia Lloreda

Las últimas declaraciones de Chávez muestran una clara intención de acercarse al nuevo gobierno colombiano. Es claro que su cambio de tono no se debe a la llegada de Santos al poder, sino al declive de su popularidad por la crítica situación interna de Venezuela. Chávez sabe que para mantenerse en el poder necesita mejorar las relaciones con Colombia, lo cual debe ser aprovechado por el recién electo presidente Santos.Lo irónico del desencanto de los venezolanos con Chávez es que se origina en el fracaso de políticas que al comienzo de su mandato fueron las más populares dentro de las clases menos favorecidas: su red de tiendas ‘mercal’, las expropiaciones, y las misiones de salud y educación al estilo cubano. El desabastecimiento, la inflación, la mala calidad de la salud y la educación, y la falta de libertades públicas, tienen desilusionado al pueblo venezolano y al país completamente deshecho desde el punto de vista político, económico y social.La idea de las ‘mercal’ era establecer tiendas de barrio que vendieran a muy bajos precios los productos subsidiados por el gobierno. Sin embargo, las tiendas perdieron su razón de ser, pues ante la escasez de productos subsidiados, están vendiendo en su mayoría productos ‘libres’. Los controles de precios y cambiarios, el cierre del comercio con Colombia y las expropiaciones, han disminuido la producción y desabastecido el mercado. Las expropiaciones de tierras y empresas además han sido rechazadas por los propios trabajadores. Este es el caso de los empleados de Polar, a quienes Chávez llamó a sublevarse contra sus “explotadores”, y por el contrario, se revelaron contra la decisión del gobierno de nacionalizar la empresa, pues son conscientes que todo lo que se convierte en propiedad del chavismo se corrompe y se vuelve improductivo e ineficiente. Las misiones de salud por su parte son administradas por médicos cubanos novatos, carecen de medicamentos y de condiciones mínimas de higiene. Las personas prefieren ir a los hospitales públicos, pero estos también están deteriorados por la falta de recursos, los cuales están siendo absorbidos por las misiones. Igualmente, en materia educativa, la propaganda chavista, y la tergiversación de la historia de Venezuela y del mundo para acoplarla a la ‘revolución bolivariana’, están adoctrinando a las nuevas generaciones y afectando gravemente la calidad de la educación.Ante este panorama, para Chávez restablecer las relaciones con Colombia es fundamental. Restaurar el comercio con nuestro país en alimentos, material escolar, medicamentos, y materias primas, así como importar energía colombiana, resulta vital para abastecer el mercado, reactivar el aparato productivo venezolano y mejorar la calidad de la salud y educación públicas. El cambio de gobierno se convierte entonces en la excusa perfecta para acercarse a nuestro país. Las diferencias ideológicas no pueden ser entonces un obstáculo para la convivencia entre dos pueblos hermanos con intereses económicos mutuos. La confrontación política no es la vía para defender nuestra dignidad, ni la seguridad nacional. El gobierno entrante tiene el reto de mejorar la relación bilateral basado en el respeto, la prudencia y una visión pragmática. Así, aunque no nos guste, el gobierno entrante debe darle la bienvenida a Chávez.

VER COMENTARIOS
Columnistas