Sin asco

Sin asco

Febrero 22, 2018 - 11:50 p.m. Por: María Elvira Bonilla

La expresión de “sin asco” la acuñó el portal La silla vacía en una nota titulada ‘La maquinaria sin asco de Vargas Lleras’. La información, de quien se perfila con uno de los candidatos que puede llegar a la segunda vuelta en la contienda presidencial, muestra un cuadro descorazonador: la mitad de los 55 barones electorales amigos y socios políticos suyos en las regiones, pilares para lograr que su Partido Cambio Radical -que intentó sacudirse con un millonario esfuerzo de recolección de firmas- logre una bancada significativa en las elecciones legislativas del próximo 11 de marzo, están condenados o investigados penalmente. Solo 17 de los políticos regionales que lo acompañan no tienen líos. Sin embargo Vargas Lleras sigue adelante, como una locomotora, sin asco.

La expresión es sin duda una manera clara de identificar el problema: en Colombia y en el mundo muchos de los supuestos líderes y gobernantes se descararon. El cinismo y la ambición de poder y dinero los carcomió. No tienen límites porque para ellos el fin, que no es el bien común que defienden en los discursos y que a la hora de la verdad importa poco o nada frente a su individualidad de pavos reales, justifica cualquier medio. Avanzan atropellando con garocidad y codicia, sin asco.

Sin asco y para conservar las curules y dejarlas en familia, los congresistas investigados por la Justicia y que están en la cuerda floja se presentan con candidatos en cuerpo ajeno. Solo les importa mantener sus camarillas, los cupos en el Congreso con el aval y la complicidad de las cabezas de los Partidos que también sin asco solo piensan en el número de los que llegarán al Congreso para asegurar la mermelada futura y los nombramientos de parientes y recomendados y contratos garantizar la continuidad de los fortines y el juego probado de los mismos con las mismas.

Sin asco Juan Manuel Santos, con su ministro de hacienda Mauricio Cárdenas -donde se reparte la mermelada a través de los llamados cupos indicativos- engrasó con contratos la maquinaria para asegurar los votos de una frágil mayoría para intentar gobernar y pasar el Acuerdo de paz y el desarrollo legislativo que de paso quedó vuelto trisas en el trámite y cuya implementación en las regiones es una franca vergüenza.

Sin asco el exgobernador Alejandro Lyons se robó $67 mil millones del presupuesto de su departamento, por lo cual pagará escasos 5 años de cárcel y una multa de $4 mil. Y sin asco el fiscal anticorrupción Gustavo Moreno aceptó haber sobornado magistrados de la Corte Suprema de Justicia, traficando sentencias por plata; sin asco espera pagar poco por semejante delito.

Sin asco el presidente Donald Trump les dijo en su cara, sin inmutarse, a muchachos sobrevivientes del tiroteo en Miami que dejó 17 estudiantes muertos, que la solución para detener los tiroteos en los colegios es una: armar a los profesores.

Una locura que asombrosamente ha tenido eco en Cali, aprovechando el ambiente de zozobra por el aumento de la inseguridad. El exdiputado Christian Garcés ha planteado, sin asco, como propuesta de seguridad ciudadana para llegar a la Cámara por el por el CD, armar a la gente. Garantizar el derecho a tenencia y porte de armas, con un llamado: # Defendamos. Y la verdad, lo único que me produce todo esto es demasiado asco.

Sigue en Twitter @elvira_bonilla

VER COMENTARIOS
Columnistas