¡Qué asco!

¡Qué asco!

Mayo 09, 2014 - 12:00 a.m. Por: María Elvira Bonilla

El escritor Fernando Vallejo es otro de los miles colombianos que están asqueados con la actual campaña presidencial. En su presentación en la Feria del Libro hizo una afirmación más que diciente. Con su dureza conocida le dice de frente a Juan Manuel Santos: “Vos todo lo negociás, todo lo vendés, todo lo comprás, todo lo enredás, todo lo enmermelás” y a Álvaro Uribe lo reconoce como “el maestro, el mentor, el profesor de mermelada de Santos”. Vallejo interpreta un sentimiento que ronda al país y que hace referencia a un comportamiento que se ha generalizado entre los políticos: el de las volteretas, el del atajo, el del oportunismo, el del todo vale, el de la sacada de trapos al sol. El del juego sucio. El de la traición.Esa no puede ser la política, ese no puede ser el ejemplo para los 14 millones de jóvenes que quisieran participar de la construcción de su país, que sueñan, que tienen ilusiones que se merecen una Colombia distinta. Ese no puede ser el comportamiento de quienes se presumen líderes, que con su puñado de votos deciden en nombre de los 46 millones de colombianos. Votos amarrados a prebendas, a promesas incumplidas, a compra-ventas, a chantajes, votos amañados. Así no es, candidatos presidenciales. Tengan el valor de afrontar los debates televisivos sin trampas ni triquiñuelas, sin cartas marcadas, para que los colombianos sepan qué piensan, aunque después se traicionen a ustedes mismos. Solamente Óscar Iván Zuluaga, Martha Lucía Ramírez y Clara López han aceptado participar en foros; las sillas de Enrique Peñalosa y de Juan Manuel Santos han permanecido vacías.Qué vergüenza unos expresidentes insultándose, denunciándose penalmente cuando hace menos de 4 años eran aliados, dedicados a polarizar el país para quedarse con los votos de unos electores confundidos, enredados en apasionamientos ajenos. Un escenario lamentable que no hace otra cosa que alimentar el escepticismo y la decepción que puede terminar traduciéndose en una disparada del voto en blanco. Y esa es la conclusión final de la perorata desesperada de Fernando Vallejo: “Enmermeladoras y enmermeladores, enmermeladas y enmermelados, mantenidas y mantenidos, Maduras y Maduros, rameras y rameros: ¿Hasta cuándo van a abusar de nuestra paciencia como dijo Cicerón? ¿Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? ¿Por los siglos de los siglos amén? Se nos llenó la taza, se les llegó la hora.Copartidarios: somos los únicos limpios aquí. Somos el Partido Colombiano del Voto en Blanco, el Pe Ce Ve Be. Somos tan decentes que ni registro tenemos ni candidatos. El domingo 25 de este mes, día de la ira nacional, ¡voto en blanco! Sólo hay una oportunidad para nosotros: la de la primera vuelta, que tenemos que ganar con más del 50 por ciento de los votos válidos para anular estas elecciones e inhabilitar a estos asquerosos. Para nosotros no habrá segunda vuelta porque esta Constitución puta de políticos para políticos que convocó Gaviria no nos respeta. ¡Qué importa! En la primera vuelta, con nuestros votos en blanco, que en ésta sí son válidos, les vamos a dar su gran lección”. Y si resultara, solo puede decirse: ¡Se la buscaron!

VER COMENTARIOS
Columnistas