Oda a la libertad de información

Oda a la libertad de información

Diciembre 10, 2010 - 12:00 a.m. Por: María Elvira Bonilla

Julian Assange, el fundador de Wikileaks, escribió una carta el día antes de ser arrestado en Londres. Una verdadera oda a la libertad de información. La misiva tiene como título: No le disparen al mensajero. Él, como todos los que informan, hace las veces de mensajero, transmisor de malas noticias. Porque qué ha hecho Wikileaks, distinto a publicar sin miedo hechos que deben ser de conocimiento público. Que la gente, los ciudadanos tienen derecho a conocer. ¿Quiénes lo persiguen con tenacidad y furia? El cónclave de poderosos del mundo responsables de muchas decisiones equivocadas que tienen el orden internacional patas arriba, que no quieren que se conozcan sus tapujos, sus manipulaciones. Ocurre todo el tiempo en el ejercicio del periodismo. Los implicados en las noticias, investigaciones o escándalos -y más si tienen poder- suelen enfurecerse con los mensajeros, léase periodistas o medios por haber realizado la publicación. Su única obsesión es lograr acallar la información, tapar, en contravía al propósito mismo del oficio, cual es el de informar, revelar, develar, quitar el velo para que la verdad se conozca. “Yo crecí en un pueblo de Queensland donde la gente daba su opinión sin rodeos, cuenta Assange en su carta. Ellos desconfiaban del gobierno ya que entendían que éste podría ser corrupto si no era vigilado con cuidado. Los oscuros días de corrupción del gobierno de Queensland, antes de la investigación que se publicó entonces, son el testimonio de lo que puede pasar si los políticos amordazan a los medios y no les dejan informar la verdad.”Estas cosas han permanecido en mí. Wikileaks fue creado en torno a ese núcleo de valores. La idea, concebida en Australia, fue usar las tecnologías de internet en nuevas formas para reportar la verdad.”Wikileaks acuñó una nueva clase de periodismo: el científico. Nosotros trabajamos de la mano con otros medios para brindarle a la gente las noticias, pero también para probar que son verdad. El periodismo científico permite al lector conocer una nueva historia y después hacer clic en un hipervínculo para acceder al documento original. De esta forma será el propio lector quien juzgue: ¿Es la historia real? ¿El periodista la relató acertadamente?Las sociedades democráticas necesitan medios de comunicación fuertes y Wikileaks forma parte de este aparato. Los medios ayudan a mantener gobiernos honestos. Wikileaks reveló algunas verdades duras sobre las guerras de Irak y Afganistán, y primicias sobre la corrupción corporativa”... y mucho más en muchos países del mundo. Assange puede terminar en la cárcel por cualquier razón. Pero la misión de destapar la verdad detrás de las decisiones que toman quienes ostentan el poder y que han afectado a la humanidad, se impondrá. “En la carrera entre la confidencialidad y la verdad, parece inevitable que la verdad siempre gane”. Una minoría insistirá en perseguirlo hasta liquidarlo, pero la mayoría, la gran mayoría le estará siempre agradecida... Hay más de un centenar de documentos sobre Colombia en manos de El País de España, el Guardian de Londres y el NewYork Times, los tres medios escogidos por Wikileaks para depositar los documentos. Es su obligación revelarlos y esperamos que así lo hagan.

VER COMENTARIOS
Columnistas