Generación que no entiendo

Generación que no entiendo

Julio 01, 2011 - 12:00 a.m. Por: María Elvira Bonilla

No los entiendo. Ni a los muchachos de mi familia, ni con los que paso largas horas en el trabajo todos los días, a quienes intento guiar y orientar con la precaria autoridad que logro ejercer. Por esto decidí reeditar en este espacio el texto que Andrés Franco publicó en su blog de www.kienyke.com, la revista digital que dirijo, y que tituló ‘My generation’. Tiene 23 años, estudió literatura en los Andes y ahora termina filosofía en la Universidad Nacional. Esto es lo que piensa de su generación: “Nosotros somos la generación que ya lo tenía todo inventado y vivido antes de nacer. Somos la generación que nació con computadores en la habitación de al lado. Que cuando buscó por internet cómo convertirse en hacker se dio cuenta de que ya había unos cuantos hackers en la cárcel. Somos la generación que nunca le ha tenido miedo al Sida. Que nunca vio el muro de Berlín en pie. Somos la generación que cuando se interesó por el rock, Kurt Cobain ya había muerto. Somos la generación cuyo MTV ya no ponía videos musicales sino realities aburridos. Somos la generación que mira a los 60 con respeto y sorna. Somos la generación que nunca puso un vinilo en su vida hasta que los hipster lo volvieron a poner de moda. Somos la generación que nunca tuvo miedo a una debacle nuclear. Somos la generación que ni siquiera se acuerda de la invención de la música electrónica. Somos la generación de ídolos pasados y muertos. La generación que escucha Pink Floyd y The Doors. Y cuando se cansa de éstos pone a The Smiths y a Joy Division. Somos la generación para la que Colombia siempre ha tenido un Nobel. Somos la generación que repetía las palabras de Andrés Caicedo por lo bajo en los pasillos del colegio: “Después de los 25 años no vale la pena vivir”.Somos la generación que vio el asesinato de Pablo Escobar y luego cambió el canal a los Muppets. Somos la generación que creía que Colombia siempre iba a clasificar al Mundial. Somos la generación que cuando tuvo edad para montar en bus, cogió Transmilenio. Somos la generación que se reía del culo de Antanas Mockus y que cuando creció votó por él. Somos la generación que no se acuerda de la Jiménez sin el eje ambiental. Somos la generación que siempre tuvo a Rock al Parque, pero que nunca pudo ver un concierto decente de Los Aterciopelados. Somos la generación que creció con el mito urbano de que en el primer concierto de Metallica olía a marihuana desde el Simón Bolívar hasta el centro. Somos la generación que hubiera querido hacer los mismos disturbios que hubo el día del concierto de Gungs and Roses en Bogotá. Somos la generación que nunca se quiso ir para el monte, pero que usaría una camiseta del Che y una mochila aruaca sin problema. Somos la generación que descubrió a Bolaño cuando éste ya había muerto. Somos la generación que cuando tuvo el ancho de banda suficiente para ver videos en Youtube, Google ya estaba censurando contenido por regiones. Somos la generación que vive en el pasado. Con ídolos muertos, historias pasadas y mitos urbanos. Somos la generación que ha vivido en el pasado lo suficiente y que ahora debería vivir sus propias revoluciones, tener sus propios ídolos. Somos la generación que lo podría cambiar todo otra vez o, simplemente, somos la generación que lo verá todo pasar de nuevo”.

VER COMENTARIOS
Columnistas