La otra alineación de Colombia

Julio 02, 2014 - 12:00 a.m. Por: María Alejandra Villamizar

En los corrillos del debate político se habla de la conformación del nuevo gabinete que conformará el presidente Juan Manuel Santos para su segundo periodo y en medio de la euforia de la participación de la Selección Colombia, muchos políticos se han encontrado en Río de Janeiro, y como si estuvieran en los cafés de las tertulias capitalinas, han combinado fútbol y política. Y como los técnicos de fútbol, la tarea comienza con hacer el inventario de los jugadores, los partidos políticos y los talentos que necesitan para el desempeño de las tareas que se vienen. La primera consideración es sobre la titular actual. Es claro que se necesita una renovación que le de al gobierno un nuevo empuje, pero sobre todo que baraje la representación partidista y regional. Pero hay ministros que lo están haciendo bien, y que son clásicos, como Yepes en la cancha de fútbol, que brinda la autoridad de la experiencia. Es seguro que algunos de los ‘Yepes’ del gabinete se quedarán. Cárdenas en Hacienda, es uno de ellos. Después, hay que pensar en los delanteros. Lo que deberán hacer los goles de este período y derrotar a los rivales más difíciles, que seguirán siendo los uribistas, y los grupos guerrilleros. Estas posiciones son de interior, justicia, defensa, agricultura, y hay que meter en este grupo al presidente del Senado. Las mayorías de la Unidad Nacional tienen que nombrar a quien sea capaz de sacar tarjeta amarilla o roja, si es que se presenta juego sucio en el Congreso. Para estas tareas no aparecen tantos talentos como en la Selección, en donde lesionado Falcao, apareció James, Jackson, Quintero o Cuadrado. Juan Fernando Cristo suena, pero él quiere ponerse la camiseta de canciller. Otro interrogante es en Defensa. Uno de los temas más delicados que tiene Santos por manejar en la cancha, Después de la campaña y en medio de tantas definiciones que traerá consigo el proceso de paz que preocupa a las FF.MM., es claro que en ese puesto, el presidente debe pensar en tener un número 10, que sepa llamar al orden, liderar y repartir cargas para balancear juego y lograr efectividad. Que Pinzón sale es seguro. Se necesita un crack. Otro punto crucial es Agricultura y Justicia. Dos temas que requieren empuje ante una opinión confundida. No será fácil convencer al experimentado Gómez Méndez de pasar al banquillo, pero Santos tiene que hacer maromas para complacer jugadores dentro y fuera del equipo. Gómez Méndez tiene de sobra condición y tono de ministro, como Mondragón de arquero, pero cumplidos sus últimos minutos de gloria, podría salir en medio de los aplausos de la fanaticada. Como número uno, Santos deberá ser el arquero. Será difícil seguir el ejemplo de Ospina, que tan glorioso como James ha logrado evitar los goles contra la Selección, y que es el que salva la patria. Santos debe cuidar su propio arco porque los goles, y aun más los autogoles siempre se los achacan al portero. Que se entrene bien, que se ponga los guantes, que organice el equipo, que lidere el grupo, porque aguantamos 90 minutos de sufrimiento y hasta los penaltis, pero 4 años en un partido mal jugado ahí no hay hinchada que aguante.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad