Unasur: ¡Levántate y anda!

Unasur: ¡Levántate y anda!

Marzo 12, 2014 - 12:00 a.m. Por: Marcos Peckel

“Todas las acciones de Unasur se dirigen a la construcción de una identidad regional, apoyada en una historia compartida y bajo los principios del multilateralismo, vigencia del derecho en las relaciones internacionales y el absoluto respeto de los derechos humanos y los procesos democráticos”. Lo anterior aparece en la página oficial de Unasur como un memorial de buenas intenciones que justifica el engendro creado por Chávez y Lula en 2008 cuando el primero intentaba, con éxito, de imponer su agenda en el continente y el segundo, con mucho menos éxito, de aparecer como un líder de proyección global. Tras los televisados ‘realitys’ montados por este organismo en la época de Uribe, Unasur entró en una modorra institucional que dan fe de su ineficiencia e inutilidad política, excepto dos breves ‘cumbres de emergencia’: una convocada por el presidente boliviano tras su aventura aérea por el viejo continente cuando no le permitieron aterrizar en Madrid y otra tras las últimas elecciones en Venezuela, cuando los presidente se reunieron de forma extraordinaria en Lima para ‘rogarle’ al electo presidente Maduro que autorizara el reconteo de los votos a lo cual el bolivariano accedió y después hizo conejo. Unasur también le sirvió a nuestra excanciller María Ema Mejía para uno de sus ya variados periplos burocráticos, como presidente protempore del organismo. Si no hay cambios de última hora, se debe reunir en Santiago de Chile la cumbre de cancilleres de Unasur para tratar el tema de las graves violaciones a los derechos humanos, libertad de expresión y persecución contra los opositores en Venezuela. El hecho que sea cumbre de cancilleres y no de presidentes es elocuente, pues algunos mandatarios continentales no quieren servir de ‘idiotas útiles’ para lo que seguro será una declaración babosa y desprovista de todo contenido. La oposición venezolana que está poniendo los muertos, heridos y desaparecidos no debe esperar nada de la región, menos de esta cumbre de Unasur, así como los sirios no han recibido la solidaridad de nadie. Unasur tiene en Santiago la oportunidad de demostrar que tiene alma. No hay duda que hay inquietud de parte de algunos mandatarios suramericanos por lo que ocurre en Venezuela, pero una de las virtudes que tuvo Chávez, heredada por Maduro, ha sido la capacidad de amedrentar a punta de altisonantes declaraciones, denuncias y mentiras. Sólo Panamá en un acto de valentía diplomática pidió una reunión “a puerta cerrada” de la OEA para debatir la situación en Venezuela a lo que Maduro respondió como el ‘patán del barrio’ rompiendo relaciones diplomáticas y dejando de paso a empresarios panameños ‘colgados de la brocha’ frente a la deuda que tienen con ellos empresas venezolanas. Lo mismo que ha pasado con empresarios colombianos a quienes Venezuela no les ha pagado. Sin lugar a dudas el vecindario esta desde hace años amedrentado y presta oídos sordos a un deterioro de los valores y prácticas de la democracia que en algunos países de la región se ha limitado únicamente a sombríos procesos electorales. Una región que al históricamente adolecer de liderazgo y unidad, cayó en el discurso del Teniente Coronel, donde se pudo estigmatizar a Paraguay tras el derrocamiento de Lugo pero no se ha podido defender los derechos legítimos y democráticos de la oposición venezolana. Difícil que Unasur cambie este orden de cosas.

VER COMENTARIOS
Columnistas