Palestina y la ONU

Diciembre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por: Marcos Peckel

Desde su creación en la conferencia de San Francisco en 1945 la Organización de Naciones Unidas se ha dedicado al tema del conflicto palestino-israelí mucho más que a cualquier otro. Ya su antecesora, La Liga de las Naciones, en uno de sus primeros actos establece en 1923 el mandato británico para Palestina en el cual se le exige al Reino Unido “hacer todo lo necesario para crear en Palestina un hogar nacional para el pueblo judío sin detrimento de los derechos civiles y religiosos de la población no judía”.24 años después el 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General -AG- de la ONU adoptaría una de sus mas trascendentales resoluciones, la 181, que ponía fin al mandato británico y decretaba la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y una árabe. La guerra que le declararon países árabes al Estado judío el día en que declaró su independencia, evitó la creación del Estado palestino y ocasionó el problema de los refugiados. El 15 de mayo de 1948 simboliza las divergentes narrativas del conflicto; independencia para Israel y Nakba -catástrofe- para los palestinos. Israel fue admitida en la ONU en 1949 bajo la resolución 273 de la AG.En diciembre de 1948 la AG emite la resolución 194 que establece el derecho al retorno de los refugiados “que quieran vivir en paz con sus vecinos” y su derecho a compensación. La resolución 302 de diciembre de 1949 dio origen a Unrwa, agencia especial de Naciones Unidas, que administra los campos de refugiados palestinos.Curiosamente entre 1948 y 1967, cuando Cisjordania y Gaza que debían ser parte del Estado palestino, estaban ocupadas por Jordania y Egipto, no hubo resoluciones de la ONU para restituir esos territorios a Palestina.Otra de las resoluciones trascendentales fue la 242 del consejo de seguridad de noviembre de 1967, la cual establece el principio de ‘tierras por paz’, las tierras que Israel ocupó en la guerra de los seis días, el Sinaí, Golán, Cisjordania y Gaza, a cambio de acuerdos de paz y garantías de seguridad. En 1974 la Asamblea General adoptó la resolución 3236 que reconoce los “derechos inalienables del pueblo palestino y su autodeterminación”. En 1975 la AG adoptó una de sus más controversiales resoluciones que casi da al traste con la organización, la 3379 que equiparaba el sionismo como una ‘forma de racismo’. Esta fue escindida en 1991 –resolución 4686- por exigencia de Israel como condición previa a participar en la Conferencia de paz de Madrid. En 1978 cuando se firman los acuerdos de Camp David entre Israel y Egipto, la Unión Soviética vetó una resolución del consejo de seguridad para enviar cascos azules a monitorearlos. En 43 ocasiones Estados Unidos ha aplicado su veto a resoluciones anti israelíes en el consejo de seguridad, mientras que la AG ha adoptado innumerables e inútiles resoluciones condenatorias de Israel gracias a esa ‘mayoría automática’ de países árabes, islámicos y ‘tercermundistas’.El pasado 29 de noviembre, 65 años después de la resolución de partición, la AG adoptó la Resolución 11317 admitiendo a Palestina como Estado no miembro, un texto que tiene puntos positivos; el reconocer una vez las más la solución de dos Estados y el llamar a las partes a reanudar las negociaciones. Los temas de la negociación son excesivamente complejos y lo que menos se necesita es enredar el conflicto en interminables debates jurídicos, recriminaciones y victimización o desafortunadas declaraciones. Para la ONU unas de cal y muchas de arena.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad