Colombia contra el EI

opinion: Colombia contra el EI

Cuando se habla del Estado Islámico o ISIS, sus atrocidades, conquistas,...

Colombia contra el EI

Agosto 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Marcos Peckel

Cuando se habla del Estado Islámico o ISIS, sus atrocidades, conquistas, el exitoso reclutamiento de extranjeros, los bombardeos de la ‘coalición’, sus truculentos videos propagandísticos y sus camionetas de platón con combatientes de cara cubierta por Kefia portando AK47, ondeando las familiares banderas negras con letras blancas, lo último que se le ocurre a alguien por estas tierras es que Colombia pueda enfrentar semejante peligro.En realidad Colombia, nuestro Batallón Colombia, está a pocos metros de donde opera la organización ‘Wilayat Sinai’ la filial del Estado Islámico en el Sinaí, que en los últimos meses ha asesinado en diversos atentados a centenares de miembros de las fuerzas de seguridad egipcias desplegadas en este bíblico desierto.El Batallón Colombia hace parte de la Fuerza Multinacional de Observadores –FMO- desde que esta fue creada en 1982 para supervisar los acuerdos de paz entre Israel y Egipto. Además de nuestro país, con unos 300 efectivos, el grueso de esa fuerza la componen Estados Unidos y Fiyi. La cuota latinoamericana la completa un pequeño contingente de Uruguay. Unos 12 mil soldados colombianos han servido en el Sinaí, lo cual es considerado una ‘misión de honor’, como lo indicaba el general Sergio Mantilla Sanmiguel en entrevista con El Tiempo (13/4/2013), agregando que “se selecciona a los mejores soldados y a heridos en combate”. A pesar que hasta ahora la misión de la FMO ha estado en general desprovista de peligro, hubo un primer campanazo en septiembre de 2012, cuando docenas de yihadistas en vehículos motorizados rodearon y atacaron el cuartel de la FMO dejando como saldo tres soldados colombianos heridos. Hace pocas semanas Wilayat Sinai llevó a cabo un ataque con morteros contra el aeropuerto Al-Jura utilizado por la FMO.Tras la caída de Mubarak y los eventos subsiguientes en Egipto, el Sinaí pasó a ser tierra de nadie donde se mezclan yihadistas del Estado Islámico cada vez más numerosos y más osados, traficantes de emigrantes ilegales, mujeres y drogas, contrabandistas de armas para Hamas en Gaza y beduinos empobrecidos que habitan estas tierras desde tiempos inmemoriales. En medio de todo esto, el cuartel de la FMO, la cual ha sido declarada como ‘Ejército de cruzados’, por parte de los yihadistas. En otras palabras, enemigos legítimos que deben ser atacados a como dé lugar. Esta nueva realidad ha convertido la misión original de la FMO, vigilar el cumplimiento de los acuerdos entre Israel y Egipto, en completamente obsoleta, amén de poner en serio peligro a los soldados de los trece países allí acantonados. Egipto e Israel mantienen una estrecha colaboración militar y Jerusalem ha permitido que fuerzas egipcias de tierra y aire actúen en el Sinaí contra el Estado Islámico. Por lo anterior y el alto costo de mantenerla, el New York Times, en su editorial del 11 de agosto del corriente, expresa que “llegó la hora de acabar con la Fuerza Multinacional de Observadores”. En el ámbito internacional las decisiones burocráticas se mueven mucho más lento que los acontecimientos en el terreno, a menos que ocurra algún evento sobreviniente, por lo que sería prudente comenzar a desmantelar la FMO antes que los yihadistas ávidos de publicidad ataquen un objetivo tan atractivo como lo son tropas extranjeras cristianas apostadas en tierras que alguna vez hicieron parte del califato. El Batallón Colombia podría encontrar otros destinos, ya sea en la construcción de paz en nuestro país u ofrecer su experiencia a un mundo lleno de conflictos que buscan una salida negociada.

VER COMENTARIOS
Columnistas