Les quedó grande

Les quedó grande

Agosto 20, 2017 - 11:35 p.m. Por: Mabel Lara

¿Qué vamos a hacer con Tumaco? Es la pregunta que el Gobierno Nacional se viene formulando por la situación crítica de orden público que azota la capital del Pacífico nariñense. La más reciente noticia da cuenta de las nuevas células de disidentes de las Farc que actúan bajo el nombre de Gente de Orden, enfrentados con las denominadas Autodefensas del Pacífico, quienes se pelean el lucrativo negocio de la extorsión y las rutas del narcotráfico.

Según la Fundación Paz y Reconciliación, en la actualidad 30 hombres liderados por Víctor David Segura Palacios, alias David, han conformado un frente de disidencia de la guerrilla que tiene azotados a los municipios de Tumaco, Francisco Pizarro y Mosquera; en esta última población el 80 % de sus habitantes está siendo extorsionado.

En la otra orilla están las Autodefensas Unidas del Pacífico, integradas por ex miembros de Los Rastrojos y delincuencia común, quienes a sangre y fuego se apoderaron de El Charco, La Tola y el corregimiento de San Juan, en el norte de Tumaco.

En la mitad, como suele suceder, la población pobre atemorizada y asumiendo uno de los fenómenos más difíciles de solucionar en la nueva etapa del conflicto en Colombia, como es el desplazamiento interno, es la que está poniendo los muertos.

Como lo denunció ayer Noticias Uno, Tumaco reporta este año 30 % más de homicidios en su zona rural. Mientras en el 2016, entre enero y junio, se presentaron 31 muertos, durante el mismo periodo de este año la cifra va en 51. Lo saben los medios, las organizaciones sociales, las víctimas y el Gobierno, pero hasta el momento no han reaccionado; les quedó grande.

Es una vergüenza que en el mundo se conozca al piedemonte nariñense como la capital de la coca, con más de 20.000 hectáreas sembradas. No es suficiente que los Ministros se asomen de cuando en vez a la región y monten sus grupos élites y fiscales que aún no resuelven el problema de fondo.

Se les dijo, se les advirtió que saliendo las Farc de la zona, disidentes se tomarían el control. Hoy Clan del Golfo, ELN, autodefensas gaitanistas y más de 10 grupos como los mencionados al inicio de esta columna tienen al puerto convertido en su fortín y hasta el momento Gobierno Central y Local no solucionan nada; ni van a solucionar porque empezando campaña presidencial, y en poco la regional, ninguno de nuestros politiqueros asumirá la defensa de las víctimas pobres del Pacífico. Ojalá no sea demasiado tarde cuando nos explote de frente semejante bomba de tiempo.

VER COMENTARIOS
Columnistas